lunes, 18 de mayo de 2015

Incertezas globales, nerviosismos locales

Artículo escrito por Eduardo Gudynas, de CLAES, publicado en el diario UNO. Las condiciones globales y las reacciones nacionales una vez más aparecen estrechamente determinadas. Las incertidumbres en la economía y comercio internacional están llevando a un creciente nerviosismo en los gobiernos sudamericanos. En lugar de calmarse para buscar las mejores opciones económicas y sociales, hay Estados que parecen caer en el pánico, y profundizan los extractivismos con tal de seguir exportando.

En efecto, en los mercados internacionales han caído los precios de las materias primas y la disponibilidad de dinero para inversiones (y los préstamos son más caros). Nuestro gran comprador, China, se desacelera. El comercio global crece muy modestamente (menos del 4% en 2015), y espacios  de negociación, como la Organización Mundial de Comercio, están estancados.

En el pasado, casi siempre la marcha de los precios de nuestras commodities era diversificada, donde algunas caían, pero otras se mantenían estables o subían. Pero la alarma actual se debe a que en los últimos 12 meses, cayeron todos los precios.  La mayor reducción ocurrió con el petróleo (-45%), y le siguieron alimentos (-23%) y metales (-21%).

Ante situación, varios gobiernos se pusieron nerviosos. No contaban con muchas alternativas económicas y productivas porque todos ellos, sin excepción, no diversificaron sus bases productivas y económicas. Por lo tanto apelan a seguir exportando materias primas.

Para compensar la caída en los precios, se lanzan a multiplicar los volúmenes extraídos. Para mantener los emprendimientos, flexibilizan las normas sociales y ambientales.  Para seguir recibiendo inversión extranjera, dan nuevas concesiones y tejen subsidios ocultos, y llegan a aceptar dudosos acuerdos comerciales con China.

Estas supuestas soluciones son todavía más gravosas, los impactos locales sociales y ambientales de esas extractivismos se multiplican, se refuerza la resistencia ciudadana, y por ello, para mantenerlos, los gobiernos caen en sesgos autoritarios.

La lección es clara: dejaron pasar la posibilidad de construir transiciones post-extractivistas aprovechando los ingresos extraordinarios que recibían. Ojalá aprendan, y retomen ya la búsqueda de alternativas para no seguir dependiendo de las materias primas.


miércoles, 13 de mayo de 2015

¿Finalmente Sierra del Divisor?

Artículo escrito por César Gamboa de DAR, publicado en el diario UNO. Asistiendo a un evento internacional sobre tenencia de tierra y cambio climático (Oslo), uno podía concluir lo difícil que será lograr que se implemente el Acuerdo Perú Noruega para conservar el todo que es la Amazonia. Sin embargo, hay algunos retos más cercanos y asequibles como la creación del Parque Nacional Sierra del Divisor.

Un poco de historia de parte. Hace casi 08 años, Derecho Ambiente y Recursos Naturales fue invitado a formar parte de un grupo de sociedad civil, junto con organizaciones conservacionistas e indígenas, para acercar ambas agendas en la protección de esta área de 1.4 millones de has, tan rica en biodiversidad y donde viven pueblos indígenas en aislamiento y en contacto inicial. Finalmente, después de un dialogo complejo, se logró tener una posición común de avanzar en la protección integral del área, lo que permitiría la coexistencia de un área protegida con la existente ya Reserva Territorial Isconahua. Es algo que las organizaciones siguen proponiendo para otros pueblos como los Mashco Piros.

Este gobierno no se ha caracterizado por la creación de áreas protegidas. Han pasado los años y las amenazas han crecido, no podemos hablar de un mosaico de áreas, sino de múltiples amenazas en una frontera donde pasa la tala y minería ilegal, así como el narcotráfico; una posible carretera y proyectos de hidrocarburos no hacen más que potencializar posibles impactos indirectos y donde sería necesario un ordenamiento más integral de la Cuenca del Ucayali, que va más allá de la conservación de la biodiversidad, al menos, pensando a futuro.

Mientras ello ocurre, nos unimos para que Sierra del Divisor sea un Parque Nacional que proteja al mono guapo colorado, el Cerro el Cono y a los pueblos indígenas Isconahua que habitan en él. Quizás la creación de un parque más en la Amazonia no sea la solución para conservar el bosque, y por otro lado, no hay voluntad política de titular tierras y reconocer territorios indígenas en un año pre electoral. Mientras las cosas son lentas, las amenazas actuales van avanzando y Sierra del Divisor puede ser parte de un mosaico de áreas complementarias con la convivencia de pueblos indígenas aislados, siendo la fórmula, en muchos sentidos, para impedir que se produzcan más contactos forzosos con ellos. Al menos, por ahora.

jueves, 23 de abril de 2015

FMI y BM: ¿aliados del nuevo paquetazo?

Artículo escrito por Alejandra Alayza de OXFAM, publicado en el diario La República. La semana pasada, mientras la Agenda del Pleno del Congreso anunciaba el debate del PL 3941, Ley de promoción de las inversiones para el crecimiento económico y desarrollo sostenible, en el marco de las Reuniones de Primavera del Grupo del Banco Mundial (BM) y del Fondo Monetario Internacional (FMI), el ministro de Economía, Alonso Segura, buscaba aliados que dieran un espaldarazo a la reforma.

En el Perú, expertos, organizaciones indígenas y la propia Defensoría del Pueblo advertían de las graves consecuencias que sobre derechos de pueblos indígenas y comunidades a sus tierras y territorios tendría la aprobación de este nuevo paquetazo. En Washington, el ministro Segura afirmaba que “el FMI y el BM confían en que el Congreso de la República apruebe las medidas enviadas por el Ejecutivo para reactivar la economía”.  ¿La Sra. Christine Lagarde del FMI y el Sr. Jim Yong Kim del BM estarían al tanto de los complejos detallitos a los que los invita el ministro? Seguramente no. Y seguro tampoco se enteran de que el PL 3941 pone en riesgo el derecho a la tierra de al menos 1.166 comunidades amazónicas y centenares de andinas pendientes de titulación, violando el Convenio 169. Pero lo que sí, es que estas críticas no les resultarán para nada nuevas.

El debilitamiento de las salvaguardas del Banco Mundial en el contexto de la competencia por inversiones, así como el incumplimiento de estándares sociales y ambientales en proyectos apoyados por su brazo financiero, la Corporación Financiera Internacional (IFC), se acumulan. Casos como el de Honduras, Guatemala e India muestran cómo la IFC ha apoyado financieramente a empresas que han empujado a sus comunidades fuera de sus territorios, desconociendo principios que ellos mismos pregonaban. La angustia global por enfrentar la desaceleración económica busca erráticas salidas. En este contexto, la presión a la baja de estándares sociales y ambientales, en el marco de la competencia por el control de tierras y territorios, es una dramática constante.

Ver en: http://www.larepublica.pe/columnistas/globalizaciones/fmi-y-bm-aliados-del-nuevo-paquetazo-23-04-2015

miércoles, 22 de abril de 2015

Desaceleración económica; ¿lección aprendida?

Artículo escrito por Armando Mendoza de OXFAM, publicado en el diario UNO. Escasamente hemos pasado el primer  trimestre, pero los signos son más que evidentes: 2015 será un mal año en lo económico y lo social. El producto interno apenas crece, las exportaciones han caído, la inversión privada no despega, y la inversión pública tampoco da para mucho. En suma, un escenario poco alentador, en el que se multiplican las noticias negativas. Más allá del optimismo estereotipado  que el Ministro de Economía pasea por los foros internacionales, podremos considerarnos afortunados si cerramos el año con un crecimiento del PBI superior al 3%.

Lo interesante es que este contexto no trae nada nuevo o que no se hubiera visto venir. Quien se tome el trabajo de revisar diarios y páginas web, constatará que desde buen tiempo atrás muchas voces ya señalaban que el auge de las materias primas estaba llegando a su fin, que nuestra economía mostraba ya los primeros indicios de estarse frenando, y que era urgente establecer  alternativas para viabilizar un crecimiento sostenible en el tiempo. 

Pero entonces, si este 2015 tiene el sabor de crónica de una crisis anunciada, ¿Por qué no se actuó en su momento para prevenirla o aminorarla? ¿Por qué no se tomaron con tiempo medidas razonables y razonadas? ¿Por qué, como tantas veces en el pasado, se actúa tarde mal y nunca?.

Parte de la respuesta a estas preguntas radica en un hecho innegable: en el Perú estamos atrapados en el modelo primario exportador, y este encajonamiento no es un hecho casual. La realidad es que en décadas recientes las políticas públicas; o la ausencia de las mismas; nos han llevado gradual e inexorablemente a la encerrona de las materias primas, adictos y sujetos a sus ciclos de auge y depresión que son bien conocidos, pero que parece que en el Perú las autoridades y los tecnócratas recién están descubriendo.

Y es que más allá de discursos, eventos y publicaciones, temas críticos para el país como la diversificación productiva, el desarrollo industrial, o la generación de mercados internos, han ocupado un lugar secundario en la agenda del estado. Seguimos siendo una economía altamente dependiente y vulnerable, poco competitiva y que genera poco valor agregado, y que una vez pasado el boom encara un panorama incierto. Que eso pase es una responsabilidad que recae directamente en gobiernos que desaprovecharon los años de auge y descuidaron las bases para un desarrollo sostenible.

¿Que tenemos entonces? Más allá de los paquetazos “reactivadores”, que no han reactivado mucho, lo que se ve desde el estado es una fuga al futuro: aguantar y esperar hasta que el próximo auge de las materias primas llegue. Lamentablemente, seguimos siendo un país sin estrategia ni visión, y que se rehúsa a aprender la lección. 

Ver en: http://diariouno.pe/columna/desaceleracion-economica-leccion-aprendida/

lunes, 13 de abril de 2015

La fiscalización ambiental en la mira

Artículo escrito por José De Echave de CooperAcción, publicado en el diario UNO. El Perú no puede seguir retrocediendo en cuanto a desempeño ambiental: nuestro país se ubicó el año pasado en el puesto 110 entre 178 países en el último Índice de Desempeño Ambiental publicado a nivel internacional.

Sin embargo, los riesgos de seguir retrocediendo aumentan, los dardos contra la institucionalidad ambiental continúan y en esta ocasión el Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA) está en la mira. El próximo 14 de abril, se ha fijado la audiencia de informe oral para que el Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual (Indecopi) adopte una decisión final sobre la denuncia hecha por cuatro empresas mineras que buscan dejar de pagar el Aporte por Regulación y que financia la fiscalización ambiental que realiza el OEFA. 

¿Qué es el Aporte por Regulación y cómo se origina? La Ley 27332 del año 2000, estableció el Aporte por Regulación como una contribución de los sectores para los organismos reguladores de los servicios públicos. En la medida que el OEFA asumió la fiscalización ambiental del sector minero, las empresas deben pagar el denominado aporte. No sólo las empresas mineras financian la labor de fiscalización del OEFA: todos los administrados del OEFA están obligados a asumir los gastos que genera la fiscalización de su respectiva actividad.
 Financiamiento
Sin embargo, la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía interpuso hace acciones populares ante el Poder Judicial para no pagar el mencionado aporte. Sin embargo, el Poder Judicial ha emitido dos sentencias -precisamente en los procesos de acción popular-, que reconocen la legalidad y constitucionalidad del aporte que percibe el OEFA. 

El INDECOPI entró a tallar en el tema cuando el 14 de octubre del 2014, en primera instancia, calificó el cobro del Aporte Por Regulación,  a cargo del OEFA, como una barrera burocrática ilegal. Luego de varias idas y venidas, el 9 de marzo de 2015 el Tribunal del INDECOPI otorgó una medida cautelar a favor de Sociedad Minera Corona S.A.C. suspendiendo el cobro del aporte.  

Finalmente, el INDECOPI adoptará una decisión final sobre este  tema. Si las empresas logran su objetivo y dejan de pagar el Aporte Por Regulación, se estaría afectando seriamente la fiscalización ambiental de un sector como el minero: cabe señalar que el Aporte Por Regulación representa en la actualidad el 80% del presupuesto del OEFA. 

Hay que estar atentos a lo que pueda pasar el próximo 14 de abril en la audiencia en el INDECOPI. La necesaria labor de fiscalización ambiental debe ser  preservada y el Perú debe apostar por el fortalecimiento de su  institucionalidad ambiental. 

Ver en: http://diariouno.pe/columna/la-fiscalizacion-ambiental-en-la-mira/

jueves, 19 de marzo de 2015

Extractivismos inevitablemente caen en corrupción

Artículo escrito por Eduardo Gudynas de CLAES, publicado en el diario UNO. Las circunstancias internacionales vuelven a poner en primer plano el íntimo vínculo entre los extractivismos y la corrupción.

El caso más claro ocurre en Brasil con la empresa Petrobras, envuelta en el pago de sobornos y comisiones a empresas y partidos políticos. El valor de los fraudes y pérdidas de la petrolera ha sido estimado en más de US$ 25 mil millones, pero la cifra exacta se desconoce. La empresa no logra cerrar sus balances y los auditores externos no están dispuestos a firmarlos. Su valor de mercado ha caído casi a la mitad y su deuda es enorme (más de US$ 135 mil millones, buena parte de ello con acreedores extranjeros). Las investigaciones muestran sobornos a personeros de distintos partidos desde hace años. 

El caso Petrobras no es un hecho aislado. Observando a los vecinos, se encontrarán denuncias de corrupción, coimas o irregularidades involucrando a empresas petroleras en todos los países, sin excepción. Por ejemplo, el pago de sobornos para conseguir contratos se ha denunciado en Ecopetrol de Colombia o YPFB de Bolivia, mientras una nebulosa envuelve a PDVSA y sus subsidiarias en Venezuela.

Incluso en Uruguay, donde la corrupción está acotada, se ha denunciado a la petrolera estatal ANCAP por triangulaciones con la estatal ecuatoriana Petroecuador y una empresa comercializadora, y debe explicaciones sobre la participación de uno de sus gerentes en empresas que le vendían servicios de exploración.

Estos casos muestran que la corrupción es consustancial a los extractivimos más rentables. Allí donde existen ganancias exageradas por altos precios de las materias primas, hay petroleras y mineras que más tarde o más temprano caen en algún tipo de corrupción. La esperanza de que la propiedad estatal sirviera como blindaje a la corrupción se ha resquebrajado.

En estos pagos se repite la “vieja” corrupción, donde algunos buscan llenarse sus propios bolsillos. Pero también hay una “nueva” corrupción con el objetivo de financiar partidos políticos, y en especial sus campañas electorales. Por ejemplo, el caso Petrobras alcanza a 49 políticos de distintos partidos, llegando al tesorero del Partido de los Trabajadores. Si esa situación se confirma, no faltará quienes digan que la corrupción extractivista fue vital para la reelección presidencial.

Es llamativo que todo esto estalle ahora. Es como si con los altos precios del crudo había suficiente dinero para darle su parte al Estado o las accionistas, a los sobornados, a los partidos, etc. Ahora, con la caída de la rentabilidad, no hay tanto dinero para repartir y se están abriendo muchas bocas que permanecían cerradas.

Emerge una clara lección: los extractivismos de alta rentabilidad generan tanto dinero que se convierten en una enorme tentación y riesgo de corrupción para los sistemas políticos. No sólo impactan sobre el ambiente y comunidades locales, sino que desnudan las miserias y flaquezas de la política convencional.


jueves, 5 de febrero de 2015

Nos quedan tres minutos

Artículo escrito por Eduardo Gudynas de CLAES, publicado en el diario UNO. El reloj que da cuenta de los minutos que nos separan de la hora cero del fin de la humanidad se ha movido. Hasta hace poco nos quedaban cinco minutos, debido a riesgos persistentes, como por ejemplo las armas nucleares. A la hora cero, se asume que la humanidad entraría en un colapso irreversible.

Ahora sólo tenemos tres minutos. Este cambio se debe a la gravedad del cambio climático, según alerta la prestigiosa sociedad de los “científicos atómicos”. Es que la falta de acciones de los gobiernos hace que sea casi inevitable que la temperatura promedio global aumente de 3 a 8 grados Celsius, lo que nos deja ante la catástrofe. La falta de compromisos gubernamentales específicos en la reciente cumbre climática de Lima explica, en parte, que el tic-tac hacia la hecatombe siga su marcha.

No hay nada de exagerado en esto, ya que otras evidencias ratifican que nos queda poco tiempo. De los nueve límites planetarios, ya se han quebrado cuatro de ellos, según alerta un informe científico que se acaba de dar a conocer pocas semanas atrás. Ellos son la extinción de especies de fauna y flora, el ritmo de artificialización de áreas naturales (especialmente por la deforestación), la acumulación de gases invernadero, y las alteraciones biogeoquímicas por nitrógeno y fósforo. En dos de ellos, al parecer estamos en una situación donde no hay retorno. La masiva pérdida de biodiversidad que está en marcha, es uno de esos casos. Es tan grave que ha sido calificada como la “sexta extinción” planetaria, donde la mayor parte de las especies y los ecosistemas están desapareciendo. Además, se nos vienen encima otros problemas globales, como la acidificación de los océanos.

Paralelamente, en la dimensión social persisten los viejos problemas. Se mantiene una pasmosa desigualdad: el 1% más rico de la población mundial, ahora tiene en sus manos el 48% de la riqueza total mundial, según acaba de evaluar Oxfam. A su vez, el nuevo diagnóstico de la pobreza en América Latina muestra que ya no hay reducciones, estancándose en el 28%. Por lo tanto, el número de personas pobres volvió a aumentar por primera vez en muchos años (llegando a 167 millones de latinoamericanos). A las pequeñas minorías opulentas, poco y nada le interesa todo esto. Y el resto, vive agobiado en poder sobrevivir el día a día. 

Este diagnóstico, aunque es terrible, no parece despertar reacciones enérgicas ni desencadena la reacción de los políticos para remediarlo. Esto desnuda otra crisis: buena parte de la clase política actual no está a la altura de los problemas del siglo XXI. Las preocupaciones de muchos de esos políticos convencionales están en el próximo resultado electoral, promover negocios, y atornillarse al poder. 

En cambio, la gravedad de la situación ambiental y social global requiere otros liderazgos políticos, con miradas hacia el futuro, desprendidos de la sed de poder, y genuinamente preocupados con la calidad de vida. El reloj sigue su marcha y nos queda muy poco tiempo.


jueves, 29 de enero de 2015

Bolivia

Artículo escrito por José De Echave, de CooperAcción, publicado en el diario UNO. Cuando en las páginas de economía, en los editoriales de nuestros principales medios, en los programas de televisión y radio, se hablan de las economías a las que debemos mirar e imitar, nunca se menciona a Bolivia. Mirando la región, antes se mencionaba a Chile (ahora ya no tanto) y ahora a Colombia, pero nunca a Bolivia.

Sin embargo, no está demás subrayar que Bolivia lidera desde hace un tiempo el crecimiento económico de la región. En medio de la desaceleración económica de toda América Latina, Bolivia destaca nítidamente: según la CEPAL, el crecimiento regional promedio en 2014 no será más del 1,1%, sin embargo la economía boliviana crecerá por encima del 5%.

Los mismos que hablaban del milagro peruano y que el crecimiento de nuestra economía se debía exclusivamente a las bondades del modelo económico vigente en los últimos 20 años (obviando el favorable contexto externo), miran con desdén a Bolivia y dicen que si este país está creciendo es por el contexto externo favorable y no por sus políticas. ¿Total? No estaría demás pedirles un poco de coherencia a nuestros analistas de la concentración mediática.

Lo cierto es que con un conjunto de políticas muy diferentes a las que se aplican en el Perú y que se han alejado en la última década de la ortodoxia neoliberal, Bolivia no ha perdido el paso, pese al cambiante escenario internacional. Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la CEPAL, subraya que “Bolivia tiene las reservas internacionales más altas por persona de la región, un bajo endeudamiento público y un desempeño "muy prudente" de la macroeconomía”. Además se menciona que el PIB boliviano del 2014 cuadruplica la cifra que se tenía hace casi ocho años y la política de redistribución de los ingresos permite que las ganancias se repartan, con una mejora del salario mínimo y programas sociales que impactan en la reducción de la pobreza.

Sin duda Bolivia, como el resto de las economías de la región, enfrenta serios desafíos y tiene varios cuellos de botella por resolver -como la extrema dependencia de la renta extractiva, la necesaria diversificación de su economía, la degradación de su territorio, los crecientes costos sociales y ambientales, etc.-, sin embargo el ejemplo boliviano muestra que sí hay alternativas a la ortodoxia neoliberal y que otras políticas pueden aplicarse con éxito. Por eso algunos pretenden ignorar la experiencia boliviana.

El presidente Evo Morales acaba de iniciar su tercer mandato, con un respaldo social y político y una estabilidad económica nunca antes vista en ese país. En cambio en el Perú, Humala entra al último tramo de su gobierno pidiendo tiempo y esperando que suene la campana. Está claro que los caminos que eligieron fueron totalmente distintos y los resultados también. 

Ver en:  http://diariouno.pe/columna/bolivia/

jueves, 22 de enero de 2015

De Banco Mundial, su pulpín

Artículo escrito por César Gamboa de DAR, publicado en el diario UNO. El Banco Mundial hace 2 años ha iniciado un proceso de revisión de sus salvaguardias ambientales y sociales, condiciones mínimas a cumplir por países que piden préstamos para inversiones públicas. Estos estándares fueron fruto de demandas de organizaciones sociales e indígenas durante décadas y proyectos que generaron grandes impactos en bosques, o proyectos que alimentaron la corrupción de los países que no contaban con criterios mínimos de buen gobierno.

Estos estándares como la necesaria aprobación de la evaluación ambiental antes de la aprobación del préstamo irradiaron para que otras instituciones globales siguieran los mismos criterios. Ahora ocurre todo lo contrario, dada la debilidad política de las instituciones financieras internacionales,  y un gran flujo de inversiones que no pasa por Washington (BNDES, ExIm Bank Chino), el Banco Mundial nos presenta este 02 de febrero en Cusco y el 04 en Lima, un borrador de una nueva política ambiental y social que debilita este marco emblemático de salvaguardias con el cual se ha comparado muchas veces para señalar la viabilidad de las inversiones.

Es cierto que vivimos un cambio de las reglas del juego para las inversiones, pero la propuesta del Banco no justifica el argumento que pretende alcanzar, mas desarrollo sostenible. Al reducir su poder de monitoreo de la inversión, está jugando a que el poder auto regulador del cliente/mercado lo puede todo, es más, la argucia de reconocer derechos como el consentimiento previo libre e informado y después poner a los países la posibilidad de inaplicarla, es desconocer la real situación de las políticas nacionales a nivel global, donde muchos países por la desaceleración económica, están flexibilizando su legislación ambiental, laboral, etc.

Así como en Perú, el Banco Mundial nos presenta su política pulpin, pues su  propuesta es débil con relación a una protección adecuada para trabajadores (juvenil, situación infantil, tercerización); la propuesta solo protege a trabajadores directamente contratados por el proyecto. Podemos asegurar que el Banco participara más en muchos negocios, pero también correrá riesgos y estará inmerso en conflictos socioambientales que mellaran su imagen. Quizás ganancias obtenga, pero beneficios, lo dudamos.

Ver en: http://diariouno.pe/columna/de-banco-mundial-su-pulpin/

martes, 6 de enero de 2015

Infografía: Con el cambio climático nuestro desarrollo no tiene futuro

Infografía realizada por la Red Peruana por una Globalización con Equidad (RedGE) en la que se muestra las causas, las amenazas y las soluciones del cambio climático y lo urgente de empezar las transiciones hacia las alternativas al desarrollo que respeten el ambiente. Este documento fue realizado con el apoyo de CLAES, OXFAM y ONCE, en el marco de la Cumbre Perú COP20 y entregada a todos los participantes de la Cumbre de los Pueblos frente al Cambio Climático, que se realizó en Lima del 08 al 12 de diciembre de 2014.



Infografía: Transiciones, cambio climático y energía en América latina

Infografía realizada por Eduardo Gudynas y Gerardo Honty del Centro Latino Americano de Ecología Social (CLAES), y la Red Peruana por una Globalización con Equidad (RedGE), en la que se explica cuales son las alternativas al desarrollo para un clima seguro y como pasar de la sustentabilidad que nos genera los impactos sociales y ambientales producidos por el cambio climático a un buen vivir, con exigencias sobre las transiciones: cero pobreza y cero extinciones. Este documento fue realizado con el apoyo de OXFAM, CAN-LA, ONCE y Mount Foundation, en el marco de la Cumbre Perú COP20 y entregada a todos los participantes de la Cumbre de los Pueblos frente al Cambio Climático, que se realizó en Lima del 08 al 12 de diciembre de 2014.



Otro año que fue, ¿otro año que será?

Artículo escrito por Armando Mendoza de OXFAM, publicado en el Diario UNO. Terminó el 2014, empieza el 2015; tiempo de balances y pronósticos; de lo que fue y lo que vendrá. Momento para pensar en lo que pasado; pero también; preocupantemente; en lo que no pasó y que probablemente no pasará.

Y es que en el 2014 por enésima vez se nos fue la oportunidad de poner bases para un desarrollo en serio; que no sólo apunte a altas cifras de crecimiento, sino también al desarrollo basado en la institucionalidad y una relación estado-sociedad constructiva.

Así, la desaceleración económica agarró desprevenido al gobierno, pese a las señales de advertencia. Un MEF narcisista dejó pasar las vacas gordas y ahora el panorama es complicado. Habrá que ver si logramos siquiera 4% de crecimiento el 2015; meta modesta e insuficiente para generar empleo sustancial y reducción de la pobreza.

Los paquetazos reactivadores han sido realmente listas de lavandería: con prebendas y desregulaciones a granel, a ver si alguna medida la achunta. Pese a la cháchara sobre diversificación, innovación, competitividad, etc., se apuesta por más de lo mismo: la gran inversión y cruzar dedos para que las materias primas se recuperen. Ello incluye un concepto de “competitividad” que ve a la regulación ambiental como estorbo, y que nos retrotrae a las peores épocas del cholo (joven) barato.

A pesar de avances en el campo social; con mayor cobertura de los programas, hay grandes interrogantes sobre la sostenibilidad y calidad de este esfuerzo; así como sobre el desafío de pasar del mero asistencialismo a la autentica inclusión.

De la institucionalidad y la lucha anticorrupción, mejor ni hablar. Otro año marcado por escándalos, los cuales no están ni de lejos limitados a las regiones. Pobres o nulos avances en construcción de transparencia, acceso a la información, independencia de instituciones, rendición de cuentas, etc.

Los resultados de las elecciones de noviembre, confirmaron lo que sabíamos: la profunda crisis del sistema político, convertido en un virtual salsipuedes; con actores tan debilitados como el mismo gobierno; que ni siquiera se atrevió a participar.

Con un olmo ollantista sin capacidad ni voluntad para dar peras, y actores políticos gastados que juegan a ser el “menos malo”, es fácil predecir que el 2015 seguiremos en lo mismo. Pero eso puede cambiar si los ciudadanos empezamos a recobrar nuestro país y nuestro estado, exigiendo que se respeten nuestros derechos. Tarea difícil e ingrata, cierto, pero necesaria si queremos que este 2015 no sea otro año más.


Época de balances

Artículo escrito por José De Echave de CooperAcción, publicado en el diario UNO. Ya estamos entrando a los últimos días del año y es momento de balances. El 2014 ha sido un año movido con varios eventos que fueron marcando la agenda, tanto a nivel de cada país como en la región. A continuación señalamos un par de aspectos claves que deben ser incluidos en el  balance regional.   

Un primer tema que ha estado presente a lo largo del año ha sido el de la desaceleración económica, aunque es bueno notar que la economía de América Latina y el Caribe ya se había venido desacelerando desde el año 2011. Los cálculos de la CEPAL anuncian un crecimiento para este año de apenas 2,2%, muy por debajo de los niveles alcanzados en la segunda mitad de década pasada. Un factor importante que explica este magro desempeño regional es la evolución de las principales variables externas: en promedio se prevé este año una nueva caída de los términos de intercambio del 0,8%, aunque con diferencias importantes entre países de acuerdo a la estructura de su comercio exterior.

En este contexto de desaceleración económica, cabe destacar el comportamiento de una economía como la boliviana que se ha consolidado como una de las más dinámicas de la región: Bolivia crecerá este año a una tasa por encima del 5%, manteniendo el dinamismo de inversión estatal y extranjera, revirtiendo  además desigualdades históricas y con excelentes perspectivas, lo que hace pronosticar que mantendrá el mismo comportamiento en los próximos años.

Otro dato clave para la región ha sido el panorama electoral. En el 2014 se han elegido presidentes en El Salvador, Costa Rica, Panamá, Colombia, Brasil, Uruguay y Bolivia, además de procesos electorales de carácter sub nacional. Como lo señalan algunos analistas, el 2014 ha sido el más activo en elecciones presidenciales desde el año 2009. 

El panorama general, incluyendo los resultados electorales del año 2013, sigue mostrando  una fuerte presencia de gobiernos de izquierda, así como una tendencia reeleccionista en varios países: este año han sido reelectos Juan Manuel Santos (Colombia), Dilma Rousseff (Brasil) y Evo Morales (Bolivia).

Lo cierto es que el panorama electoral seguirá estando presente en la región, terminando el ciclo el año 2016. Como lo señala Daniel Zovatto, director regional para América Latina de IDEA Internacional, en el período 2009-2016, todos los países de la región, salvo México, habrán elegido presidente para un nuevo período. 

Habrá que mirar con atención como se termina de configurar el panorama regional. El Perú es uno de los países que cerrará el ciclo de elecciones presidenciales a nivel regional y el próximo año las campañas presidenciales comenzarán a calentar el ambiente político, con pronósticos por el momento reservados. Mientras tanto sigamos pasando unas felices fiestas.

Ver en: http://diariouno.pe/columna/epoca-de-balances/

viernes, 5 de diciembre de 2014

Causas, amenazas y soluciones del cambio climático

El uso excesivo de vehículos que requieren de combustibles fósiles (petróleo, gas, gasolina). #BuenVivir



El uso desmedido del agua y la electricidad en nuestro hogares. #BuenVivir



La deforestación de la Amazonía por la tala ilegal #BuenVivir



El aumento desmesurado de las actividades extractivas #BuenVivir






jueves, 4 de diciembre de 2014

COP 20: Combi Climática en Perú

Artículo escrito por César Gamboa de DAR, publicado en el diario UNO. Estamos viviendo en Lima una huella de carbono irónica: mientras que se discute globalmente si habrá un borrador de texto de reducción de gases de efecto invernadero –lo cual lo dudo-, el tráfico se hace insoportable, ya sea por la COP, ya sea por el camino del progreso que seguimos hace 20 años, desordenado, injusto, insostenible, progreso al fin.

El crecimiento necesita un norte, ese norte son reglas claras para las inversiones, medir su riesgo, potencializar sus beneficios, no un fast track para las inversiones. En los noventa, en los cambios del modelo de Estado y promoción del mercado, vivimos la “cultura combi”, esa que tanto reclama el empresariado cuando no pide solo simplificar los trámites administrativos, sino cuando quiere reducir la capacidad del Estado para evaluar y fiscalizar ambientalmente sus inversiones.

Esa cultura combi, ese progreso de los nuevos ricos, es la que se refiere Hernando De Soto como el misterio del capital. Y la única forma de lograr ello, no es solo dar la libertad para invertir que tienen las empresas –oiga, ni siquiera tenemos los mecanismos directos para fiscalizar cuanto mineral o hidrocarburos sale de nuestro país a los mercados internacionales-, sino reglas claras que compatibilicen la inversión con los derechos de otros, con la conservación de la naturaleza.

Es así que mientras que el Perú estará en el medio de la fiesta de la COP 20 (Camión climático, Cumbre de los Pueblos, side events de ongs, cocteles, etc), parte del sector empresarial y del gobierno presiona para que se produzcan reformas debiliten la aun frágil institucionalidad ambiental. La Ley 30230 y otros proyectos de ley como la reducción del parque nacional Cerros de Amotape, el reglamento ambiental de hidrocarburos, etc. son instrumentos en disputa y también indicadores que nos señalan una dualidad político nacional. Por un lado, por fuera, se logran acuerdos para financiar la mitigación y por otro lado, se aumenta el riesgo de mayores impactos ambientales y sociales de las futuras inversiones. 

Entonces, estamos sentados ante una combi climática, donde todos luchamos por subirnos, pagando “china”, sin importar como vamos, si queremos seguir creciendo, debemos pagar el precio del desarrollo sostenible, pues todos vamos al mismo destino.

Ver en: http://diariouno.pe/columna/cop-20-combi-climatica-en-peru/

Campaña #BuenVivir. Suelo

El ‪#‎CambioClimático‬ incide sobre la disponibilidad de alimentos, pues impacta sobre los cultivos y tierras agrícolas ‪#‎BuenVivir‬



La degradación de los suelos es alta en el territorio nacional debido a las lluvias, tala de árboles, sobrepastoreo y las malas prácticas agrícolas ‪#‎BuenVivir‬



Los eventos climáticos extremos pueden destruir grandes extensiones de sembríos y afectar la infraestructura de riesgo y la red vial que permite el abastecimiento de los mercados ‪#‎BuenVivir‬



La salinización de los suelos es otra causa de degradación, sobre todo en los valles costeros, y se debe principalmente al mal manejo del agua de riego o riego excesivo ‪#‎BuenVivir‬




jueves, 27 de noviembre de 2014

Campaña #BuenVivir. Energía

En América Latina, la creciente demanda interna, así como la necesidad de obtener recursos fiscales por la vía de la exportación de hidrocarburos, está llevando a los gobiernos de la región a ampliar la explotación de recursos convencionales y no convencionales. La presión de estas actividades sobre los ecosistemas es evidente y los efectos sobre el aumento de gases de efecto invernadero serán cada vez mayores.



Los hidrocarburos extraídos en América Latina, serán consumidos en otros países e irán a engrosar inventarios nacionales de otras regiones. Sin embargo, de esta manera, los países sudamericanos están contribuyendo al agravamiento de la crisis climática no ya por sus propias emisiones, sino por su contribución al aumento de unas reservas fósiles que ya en su volumen actual, no pueden ser utilizadas.



Para cubrir la demanda esperada de petróleo desde ahora hasta el año 2035 se requieren 790 mil millones de barriles de petróleo. Como puede apreciarse en los datos presentados más arriba, las reservas conocidas de petróleo (incluso considerando solamente las convencionales) serían más que suficientes para cubrir la demanda.



La tendencia observada en los países de la región es de un aumento de las tareas exploratorias y la apertura de nuevos yacimientos convencionales y no convencionales de gas natural y petróleo con el objetivo de alimentar su propio consumo interno, pero fundamentalmente para exportación.



Cuando se presentan reacciones frente al cambio climático que no tienen en cuenta las bases culturas e ideológicas del desarrollo contemporáneo como causa del cambio climático, se llega a situaciones paradojales. Se ofrecen alternativas que vuelven a estar enfocadas en asegurar el crecimiento económico, y por lo tanto terminan repitiendo las causas que producen el cambio climático.





Campaña #BuenVivir. Deforestación

América Latina lidera la tasa de deforestación a escala global.


América Latina no tiene una cuota parte importante en la responsabilidad histórica del cambio climático por las emisiones acumuladas en el pasado. Pero podría tenerla en un futuro cercano por las emisiones acumuladas en los próximos años si no se comienzan a tomar medidas. La trayectoria de las emisiones de la región hacia el 2050 se proyecta a un nivel cinco veces superior de la media mundial necesaria para evitar un cambio climático peligroso.
Entonces, si se consideran las emisiones actuales, la responsabilidad de los países latinoamericanos no es menor. Y en varios de ellos la deforestación es la principal causa, como se desprende de la comparación de las emisiones con y sin los efectos del Cambio en el Uso de la Tierra y Silvicultura (CUTS).



El 90% de la deforestación en la Amazonia del Perú se debe al avance de la agricultura, principalmente de cultivos de café, cacao y palma. 



Entre las principales causas de deforestación está la ampliación de la frontera agrícola, construcción de infraestructura, la minería de oro, extracción de recursos forestales e hidrocarburos y para productos madereros.



Frente al extractivismo depredador actual son necesarios cambios. Unos deben ser inmediatos, donde se deben dejar de reproducir los efectos más negativos sobre las comunidades y el ambiente, mientras otros son a mediano y largo plazo, de manera de poder modificar las estrategias de desarrollo. Todos estos cambios son englobados bajo el nombre de transiciones.





martes, 25 de noviembre de 2014

Campaña #BuenVivir. Agua

Perú, país latinoamericano con más glaciares tropicales perdió más del 22% en los últimos años por efecto del cambio climático. El Perú registra una de las tasas de retroceso glaciar más altas del planeta, equivalente a un volumen de agua superior al consumo de Lima durante más de 10 años

Foto: Glaciar Nevado Huaytapallana (Perú), antes y después

Mientras se prevé la escasez del agua por el derretimiento de los glaciares, el modelo primario exportador insiste en la agroexportación con el uso voraz del agua



Con la minería se pierde y contamina el agua que ya no podrá ser utilizada para el consumo humano, ni para las actividades agropecuarias. ‪


lunes, 24 de noviembre de 2014

El cambio climático y las transiciones. La campaña

El cambio climático ya es una realidad, la temperatura ya está subiendo, se siente





¿Te imaginas hasta 4° más de temperatura?



El cambio en el clima también puede alterar nuestra salud



Y encima seguimos insistiendo en un modelo extractivista





jueves, 13 de noviembre de 2014

Foro Público ¿Qué pasó a cinco años del TLC con Estados Unidos?. INGRESO LIBRE

Los invitamos


Desigualdad y Cambio Climático: llueve sobre mojado

Artículo escrito por Armando Mendoza de OXFAM, publicado en diario UNO. Tres semanas escasas nos separan del inicio de la COP20; la Conferencia Mundial de las Partes sobre el Cambio Climático; que este año tiene su sede en el Perú. Cualquiera pensaría que en este contexto el Cambio Climático y su problemática estarían ocupando el centro de la agenda nacional; pero más bien, parece ser lo contrario. Al Cambio Climático no se visibiliza en los medios, no se le discute, y el desconocimiento ciudadano se combina con la displicencia gubernamental para hacerle el vacío al tema.

Ello debiera preocuparnos, pues si hay un tema crítico para el país ese es el Cambio Climático y el impacto que está teniendo y tendrá sobre nuestro territorio. Tenemos pendientes  demasiadas cuestiones sobre nuestra vulnerabilidad frente al clima: la sostenibilidad del crecimiento, la seguridad alimentaria, el acceso a agua segura, son entre otros, asuntos que no terminan de ser abordados ni con la urgencia ni con la magnitud debida. En el año de la COP 20 seguimos siendo (aún) un país cuya Estrategia Nacional y Ley de Cambio Climático están todavía en veremos, expresando más allá de lo coyuntural una lejanía y un desinterés que no debieran ser.

Y es que el impacto del Cambio Climático a quien peor va a agarrar será justamente a los más pobres y vulnerables. Los que ya arrastran y soportan enormes desventajas en acceso a servicios, medios de vida precarios, oportunidades recortadas, etc., serán, nuevamente, los que terminaran pagando el pato por la falta de previsión y desidia de las políticas de estado.

Y no son pocos. Acorde al Programa Mundial de Alimentos (http://es.wfp.org/noticias/comunicado/atlas-areas-vulnerables-region-andina), en el Perú más de 800 distritos se consideran como de muy alta o grave vulnerabilidad a los riesgos de desastres y el Cambio Climático. Estos distritos se ubican en su enorme mayoría en las zonas más pobres y aisladas: el trapecio andino, la selva norte, la meseta altiplánica, etc.  

En ausencia de políticas públicas adecuadas, el Cambio Climático surge como un factor que va a extender y agravar las brechas de la desigualdad que existen entre los peruanos que tienen y los que no tienen. No debiera ser así. Pero para ello falta voluntad política. Falta la decisión para quitarse el velo de los ojos, y darse cuenta de que ahí es donde está el real peligro para el crecimiento y la sostenibilidad.    

Ver en: http://diariouno.pe/columna/desigualdad-y-cambio-climatico-llueve-sobre-mojado/


martes, 11 de noviembre de 2014

Transiciones y alternativas al extractivismo. Una mirada desde Lambayeque

Ana Romero Cano, coordinadora ejecutiva de la RedGE durante Foro Público Transiciones y Alternativas al Extractivismo. Una mirada desde la región Lambayeque: "Hay una extracción desmesurada de recursos naturales, que está siendo voraz con el consumo de agua en esa parte del país".
Ver video


lunes, 10 de noviembre de 2014

Cambio climático: ¿Un fracaso más, qué importa?

Artículo escrito por Alejandra Alayza de OXFAM, publicado en el diario La República. Recordando a nuestra querida Lucha Reyes, esta semana hemos tenido la versión climática de su bolero. Un informe más ¿qué importa? Esta semana se presentó el quinto Informe de El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático – IPCC, y a pesar de que nuevamente sus alertas nos ponen los pelos de punta, el debate y reacciones han sido casi nulos. Ni estar a tan solo cuatro semanas de la COP20 en Lima parece escalar el debate.

Imaginen la dimensión de las evidencias que 800 científicos del mundo se han puesto de acuerdo en puntos irrefutables: “La influencia humana en el sistema climático es clara y va en aumento, y sus impactos se observan en todos los continentes. Si no se le pone freno, el cambio climático hará que aumente la probabilidad de impactos graves, generalizados e irreversibles en las personas y los ecosistemas”. Somos los seres humanos los responsables del 95% del cambio climático, los climas extremos se agudizarán (sequías, lluvias, inundaciones, etc.) afectando a todos y la producción de alimentos será dramáticamente impactada. Sí, nadie se salva.

Hay propuesta de medidas concretas para limitar el aumento de la temperatura por encima de 2ºC, transitando a una economía baja en carbono. Los gobiernos se hacen los locos. Nadie quiere cortar el pan en las negociaciones climáticas, y tampoco en las políticas nacionales. El propio Ban Ki Moon ha levantado su voz, diciendo "la ciencia ya ha hablado, no hay ambigüedad, los líderes deben actuar, el tiempo no está de nuestro lado”. ¿Tendremos acción suficiente en las próximas semanas? No parece. Se avanza con pasitos de tortuga cuando la humanidad requiere cuando menos, ritmo de leopardo.

Ver en: http://www.larepublica.pe/columnistas/globalizaciones/cambio-climatico-un-fracaso-mas-que-importa-06-11-2014

jueves, 6 de noviembre de 2014

Ranking para hacer negocios y ranking ambiental

Artículo escrito por José De Echave de CooperAcción, publicado por el diario UNO. La publicación del ranking para hacer negocios, Doing Business, del Banco Mundial muestra que el Perú ha subido al puesto 35 de 189 países evaluados y en América Latina sólo es superado por Colombia. Los indicadores que se evalúan son facilidad de pago de impuestos; agilidad del trámite de  permisos de construcción; licencias de funcionamiento, créditos, cumplimiento de contratos, eficiencia de mecanismos de resolución de insolvencias, entre otros.

El puesto en el ranking del Banco Mundial contradice los argumentos de la campaña empresarial de los últimos años. ¿Cómo se entienden estos resultados que muestran un mejor clima para hacer inversiones con los argumentos de la tramitología de los gremios empresariales? Todo indica que no estamos tan mal como algunos han pretendido hacernos creer. 

Sin embargo, el informe del Banco Mundial debería hacernos pensar en otros rankings. Por ejemplo no está demás preguntarnos cómo estamos en el ranking de desempeño ambiental. El economista Roberto Machado, nos recuerda los resultados del Índice de Desempeño Ambiental de 2014 (EPI, 2014) que publica la Universidad de Yale: “El EPI es un índice bianual que toma valores entre 0 y 100, donde mayores valores indican mejor desempeño ambiental. Está compuesto por subíndices en nueve áreas, tales como impactos en salud, calidad del aire, agua y saneamiento, bosques, biodiversidad, clima y energía, entre otras. A partir del valor del EPI y de los subíndices se construye un ranking mundial del desempeño de los países en materia ambiental”.

Lo cierto es que el Perú se ubicó en el puesto 110 entre 178 países en el último ranking ambiental. En comparación con países con un PBI per cápita similar, el desempeño ambiental del Perú ha empeorado, en cinco de nueve subíndices. Del mismo modo, en comparación con países de América Latina, hemos empeorado en el índice general del EPI, así como en impactos en la calidad del aire, agua y saneamiento, y clima y energía.

En consecuencia, el Perú no se encuentra bien ubicado en materia de desempeño ambiental, incluyendo los riesgos vinculados al cambio climático. Por el contrario, la tendencia es a retroceder con medidas como las aprobadas el pasado mes de julio (ley 30230). Si se trata de rankings, hay que mirar diferentes variables para evaluar de manera integral el desempeño del país y evitar la tentación de desvestir un santo para supuestamente vestir otro.

Ver en: http://diariouno.pe/columna/ranking-para-hacer-negocios-y-ranking-ambiental/

jueves, 30 de octubre de 2014

Cambio climático: por una ley en serio

Artículo escrito por Alejandra Alayza de OXFAM, publicado en el diario La República. La cuenta regresiva para la COP20, tiene a todos al tope. Y aunque la COP constituía una oportunidad para dar pasos en la agenda interna climática, ante el temor y resistencia que ministerios y grupos empresariales expresaron, el Ejecutivo le bajó el dedo a esta idea. Con un MINAM distraído en la organización de tan enorme y magno mega evento, se ha debilitado la capacidad de avanzar más decididamente en soluciones reales al cambio climático, así como hacer frente a la ofensiva por debilitar institucionalidad ambiental que con tanto esfuerzo se había avanzado.

Las demandas concretas existen y la COP20 nos deja desnudos frente al espejo. Hasta hoy, el tema de cambio climático ha sido un débil apéndice en las políticas públicas. Hay quienes quieren que así siga siendo, y hasta ahora, ellos van ganando.

El Congreso de la República ha iniciado el debate para la Ley Marco de Cambio Climático, y esta puede ser una buena noticia. Urge sentar las bases para una política nacional de mitigación y adaptación del cambio climático en serio. Una ley que cuente con una autoridad sólida basada en el MINAM, que esté financiada y que efectivamente tenga capacidad de asegurar la transversalidad de este enfoque en todos los sectores del Estado. Este proceso debe ser participativo y transparente, e incluir las voces de los sectores más vulnerables principalmente los pueblos indígenas.

Pero también puede ser fatal, si se toma a la ligera. No necesitamos una ley más que quede en el papel y nada cambie. Que por llegar a la foto de diciembre de la COP20, el Congreso abandone debates de fondo, no incluya metas específicas, compromisos financieros, y termine aprobando una ley sin dientes. El riesgo es grande. Desde ya debemos exigir una Ley de Cambio Climático en serio.

Ver en: http://www.larepublica.pe/columnistas/globalizaciones/cambio-climatico-por-una-ley-en-serio-30-10-2014

Wikileaks, internet y tpP

Artículo escrito por Alejandra Alayza de OXFAM, publicado en el diario La República. A esta altura las filtraciones del portal WikiLeaks constituyen la más valiosa fuente de información para el seguimiento y comprensión de la poco transparente negociación del Acuerdo Trans-Pacífico (TPP). 

Hace cuatro años nuestro país participa activamente en las negociaciones y casi nada se sabe. La semana pasada, y por segundo año consecutivo, esta plataforma filtró el nuevo texto del capítulo de propiedad intelectual del TPP. Se confirma la persistencia de la ambiciosa propuesta de los EE.UU. en materia de copyright y derechos de autor. La filtración advierte que no hay avances significativos. 
Esta es una mala noticia. Ya que mientras otros capítulos avanzan y la presión del cierre aprieta, ceder derechos para ganar mercados –que ha sido la constante en los TLC– parece irse imponiendo. El derecho a la información y el acceso libre a internet están en riesgo.

Especialistas como Alberto Cerda advierten  que el TPP incluye disposiciones que llevan a una mayor vigilancia a las telecomunicaciones y sus usuarios, con el pretexto de combatir las descargas “ilegales”. En estos términos, el TPP generalizaría la obligación de espiar. Ya que exigiría a los prestadores de Servicio de Internet (ISP) combatir la violación de derechos de autor en línea, sean estas personas naturales o jurídicas, para evitar ser responsables por dichas infracciones. ¿Y esto qué implica? Vigilar activamente a los usuarios para combatir la piratería. Esta responsabilidad también recae en los administradores de una red wifi abierta.

Sí, esa que usted tiene en casa, usa en cafés, universidades, en casa de amigos. ¿Y si usted no es infractor? Igual le ponen el ojo por si las moscas. Privacidad cero, libertad menos.

Ver en: http://www.larepublica.pe/columnistas/globalizaciones/wikileaks-internet-y-tpp-23-10-2014

lunes, 27 de octubre de 2014

La ecología política ya es plural

Artículo escrito por Eduardo Gudynas, de CLAES, publicado en el diario UNO. En estos días tiene lugar el primer congreso latinoamericano de ecología política. Investigadores y militantes han sido convocados a Santiago de Chile, bajo unos temas centrales que bien reflejan la situación de nuestro continente como son las nuevas formas del extractivismo y las políticas públicas.

La ecología política no es un invento reciente. Su origen está en la década de 1960, cuando desde varios campos, como la academia o las prácticas políticas concretas, se plantearon analizar las relaciones entre ambiente y sociedad en clave política. Se avanzó en análisis desde la economía política sobre el acceso desigual de los recursos naturales o los efectos de las jerarquías basadas en el poder sobre el manejo del ambiente. Pero también se buscaba ecologizar las políticas, para que incorporaran adecuadamente los aspectos ambientales.

Ese campo de estudios se amplió desde la década de 1970, y la problemática latinoamericana cobró notoriedad. Es más, dos de los estudios más representativos de aquellos tiempos abordaban la política de quienes intentaban proteger la Amazonia y el papel de los actores responsables de su deforestación, o los efectos de los preconceptos políticos y culturales que afectaban la pérdida de suelos.

En la década de 1980, la ecología política se lanzó a incidir en las discusiones sobre el desarrollo. Las advertencias sobre los límites ecológicos al crecimiento perpetuo eran cuestionadas tanto por derecha como por izquierda, lo que fortaleció a la ecología política como fuente de análisis y argumentación para desmontar aquel mito.

Desde entonces la ecología política se volvió un campo plural, expresando distintas sensibilidades ideológicas, y diferentes opciones concretas en las políticas públicas. Se sumaron aportes que mostraban que nuestras ideas sobre la Naturaleza estaban socialmente construidas o que rescataban la validez de los saberes populares.

Dados esos antecedentes no puede sorprender que este primer congreso latinoamericano tomara como uno de sus temas centrales los nuevos extractivismos. Los emprendimientos en megaminería, la explotación petrolera en la Amazonía, o la expansión de monocultivos expresan nuevos extractivismos que multiplican sus impactos sociales y ambientales. 

La permanencia de ese desarrollo está políticamente amarrada en intereses empresariales, necesidades electorales de los gobiernos, y un exagerado optimismo sobre la tecnología. Esos nudos se pueden desatar gracias a las distintas ecologías políticas, ya que exponen la imposición del poder en el acceso a los beneficios de los recursos naturales o las injusticias ambientales que desembocan en marginaciones sociales como ambientales.

Pero además, las ecologías políticas hacen visibles los impactos que se ocultan, rescatan el conocimiento local, y son propositivas, promoviendo alternativas al desarrollo que aseguren la calidad de vida y la protección de la biodiversidad. 

Ver en: http://diariouno.pe/columna/la-ecologia-politica-ya-es-plural/

jueves, 16 de octubre de 2014

COP 20 y nuestros mayores temores

Artículo escrito por César Gamboa de DAR, publicado en el diario UNO. Que la COP 20 a celebrarse en Lima como el evento de cambio climático más importante del año se convierta en un distractor de las políticas globales y nacionales es una preocupación a la cual debemos estar atentos. No podemos negar que posiciones conservadores del sector privado y “radicales” pueden ver como riesgo a sus intereses y posiciones que se concreten avances en esta agenda climática.

De hecho, el Perú mostrara lo que se ha mencionado como “falsas ilusiones” en el campo de la mitigación climática. Duda esta calificación, aunque pueda percibirse como una desviación a los verdaderos compromisos globales: reduce tus emisiones de gases de efecto invernadero. El Perú ha suscrito un Acuerdo con Noruega y Alemania por $300 millones de dólares para reducir la deforestación en 50% y titulación de tierras, entre otras medidas, en los próximos 5 años. Queda pendiente ver como se implementa y como coherentemente asume la agenda de adaptación, en un país que es sumamente vulnerable, es una inconsistencia de este gobierno de la inclusión no impulsar dicha agenda, cuando los más pobres serán los más afectados.

Mientras que los movimientos sociales han apostado a la “poesía climática”, con una huelga de propuestas –a excepción de organizaciones indígenas-, actores globales y nacionales económicos siguen con la agenda de debilitamiento de las condiciones ambientales y sociales para darle viabilidad a las inversiones. Tan solo leamos fino las declaraciones de la Directora Lagarde del FMI que “cuellos de botella en infraestructura y clima política afectan crecimiento del Perú”, algo así para justificar la Ley del Paquetazo Ambiental. No podemos hacer un divorcio entre los logros climáticos o avances legales y las señales políticas de las elecciones regionales (debilitamiento institucional), la frustrada adecuación de la “minería informal”, etc, el proceso de debilitamiento de la institucionalidad (fiscalización ambiental) y estándares ambientales. Esto aún sigue siendo un debate político abierto entre los sectores del Estado y las empresas.

El mayor temor es que se aproveche la COP como un hito político e histórico para que pasen desapercibidos más amenazas y se pierdan verdaderas oportunidades para reformas profundas en la gestión de los recursos naturales.

Ver en: http://diariouno.pe/columna/cop-20-y-nuestros-mayores-temores/

lunes, 6 de octubre de 2014

Candidatos y Cambio Climático: una evidente ausencia

Artículo escrito por Ana Romero de RedGE, publicado en el diario UNO. Del 1 al 12 de diciembre de este año se llevará a cabo en la ciudad de Lima, Perú la COP20, la vigésima Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático. En este marco, hace algunos días se desarrollaron una serie de actividades en Nueva York, vinculadas a llamar la atención sobre la lucha sobre el cambio climático. Entre las diferentes actividades programadas se llevó a cabo una marcha multitudinaria, donde más de cuatrocientas mil personas de diferentes nacionalidades, entre líderes indígenas, sindicatos, miembros de ONG, estudiantes, trabajadores y trabajadoras, entre otros; marcharon por las calles de Nueva York, paralizando la ciudad, en favor de alcanzar un acuerdo global, justo y vinculante. Es evidente que el llamado es mundial.

Paralelo a estos hechos del panorama internacional; en el Perú, se viene desarrollando una carrera electoral que está en su última etapa y donde los diferentes candidatos a las municipalidades y gobiernos regionales, vienen exponiendo sus propuestas.

Y justamente, por estar en esta última etapa, se desarrolla una serie de debates en las diferentes regiones. Han sido organizados por los medios de comunicación, para todos o un par de candidatos; y recientemente el organizado por el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) para los trece candidatos que se disputan el sillón de Lima Metropolitana. En estos espacios los candidatos han presentado sus diferentes propuestas, enfocadas básicamente en medidas para el transporte, ordenamiento territorial, temas de seguridad, entre otros. Sin embargo, mayoritariamente están ausentes las propuestas en torno al cambio climático, ignorando totalmente los impactos que sufrirá la población.

Preocupa que en un año en el que en Perú se desarrollará la Conferencia de las Partes (COP20) por el Cambio Climático, en el último debate para candidatos a la Municipalidad de Lima, el tema de cambio climático haya sido el gran ausente. Los diferentes candidatos y candidatas deberían implementar en sus planes estrategias para reducir las emisiones de CO2 en la ciudad como la protección de valles y parques y general deberían hacer un compromiso por dar continuidad a los programas que en la actual gestión hayan estado en esa lógica. Aún están a tiempo. ◘

Ver en: http://diariouno.pe/columna/candidatos-y-cambio-climatico-una-evidente-ausencia/

Cuando el foco ahorrador no basta

Artículo escrito por Alejandra Alayza de OXFAM, publicado en el diario La República. Todos debemos participar para enfrentar el cambio climático. Pero la acción de algunos sectores escalaría más las soluciones, si efectivamente estas se dieran. En el discurso en Naciones Unidas, el presidente Humala ha puesto particular énfasis en el rol que el sector privado puede jugar.  En un inspirado –y bastante más popular– discurso, Leonardo di Carpio hizo un llamado a enfrentar el problema desde donde verdaderamente corresponde: No basta cambiar los patrones de consumo de las personas –como el uso de focos ahorradores en las casas–, se requiere que las corporaciones y los gobiernos efectivamente pongan de su parte.

El rol que el sector privado pueda jugar para frenar el cambio climático es fundamental. Acá no bastan soluciones generales, y aunque hay importantes esfuerzos, todavía priman soluciones cosméticas, (acusadas de falsas soluciones) que distraen de las salidas concretas que se requiere. En el contexto global de la megaconcentración del poder de las corporaciones, las salidas para enfrentar el cambio climático se hacen aún más difíciles.

Battiston, Glattfelder y Vitali, tres matemáticos de la Escuela de Zurich, realizaron un riguroso análisis del poder de las estructuras de control corporativo. La conclusión es contundente: El 1% controla el 40% de las transnacionales globales. Se trata de una auténtica clase social internacional y nómada. Que opera en defensa de sus objetivos e intereses comunes.

En el análisis de cerca de 43,000 transnacionales, el sector financiero es uno de los sectores más concentrados, y está estrechamente vínculados a los gigantes del gas y petróleo, así como a la industria automotriz, particulares aportantes a la crisis climática. Sus intereses están alineados, dificultando las verdaderas soluciones. Si el sector financiero global apostara por la inversión en energías renovables y transporte limpio, el escenario sería otro. Pero dados los intereses comunes, sus soluciones serán parciales. Aquí sus ganancias, son nuestras pérdidas.

Ver en: http://www.larepublica.pe/columnistas/globalizaciones/cuando-el-foco-ahorrador-no-basta-02-10-2014

jueves, 25 de septiembre de 2014

Urgencia climática: #ACCIONESNOPALABRAS

Artículo escrito por Alejandra Alayza de OXFAM, publicado en el diario La República. “Necesitamos a todos para cambiarlo todo”, llamaba la convocatoria a la movilización más grande de la historia de la lucha contra el cambio climático. Más de 3.000 eventos en 166 países. Sólo en Nueva York más de 500.000 personas se movilizaron este domingo exigiendo justicia climática y #AccionesNOPalabras a los líderes mundiales en Cumbre Climática de Naciones Unidas. Desde su último encuentro en el 2009 en Copenhague, los desastres naturales relacionados con el clima han costado al mundo casi US$ 500.000 millones, cobrando la vida de más de 112.000 personas y dejando damnificadas a más de 650 millones de personas de acuerdo a un informe de Oxfam [1].

#AccionesNOPalabras ha sido la consigna unánime. Desde el podio, Ban Ki-moon, Ollanta Humala, Francois Hollande, responsables de la COP20 y COP21 respectivamente, han insistido.
Pero lo cierto es que la Cumbre no ha recibido el nivel de compromisos que la crisis climática requiere. Las negociaciones siguen gravemente aletargadas, y de no inyectársele la voluntad política real al proceso, el colapso climático que advierten los científicos estará más cerca.

En este contexto, la responsabilidad asumida por el Perú en el liderazgo de la próxima COP20 no es moco de pavo. Para inyectar adrenalina a un proceso que corre el riesgo de descarrilarse –por el menor entusiasmo y compromiso de los países–, se requiere liderazgo climático fuerte por parte del Perú dando el ejemplo hacia mayores ambiciones. Esta semana en NN.UU. el Perú no afirmó el liderazgo que se requiere globalmente.

El gobierno ha dejado en claro que la lucha contra la deforestación es la prioridad. El reciente acuerdo firmado por el gobierno con Noruega, Alemania y el BID para este fin es una buena noticia. ¿Pero cómo se hace concreto este compromiso (sí, eso que se le pide a otros países para el avance de las negociaciones, y donde debemos dar el ejemplo)? ¿Se ratifica el Perú en la meta de conservación efectiva de 54 millones de hectáreas de bosques primarios? A nivel nacional, ¿el ministerio de Agricultura gestionará los bosques desde la perspectiva de la conservación o como viene sucediendo dejando pasar el cambio de uso de suelo para proyectos de palma aceitera?  

Un liderazgo fuerte debe basarse también en la coherencia del manejo nacional de los principales retos para el cambio climático, como es la expansión del sector hidrocarburos. Sobre este tema, mutis. La cena en honor al Presidente, patrocinada por PlusPetrol y dos empresas mineras, la misma semana de la Cumbre Climática, ha sido una muy mala señal, que más parece una celebración del cuestionado paquetazo.

Ver en: http://www.larepublica.pe/columnistas/globalizaciones/urgencia-climatica-accionesnopalabras-25-09-2014

Hay marcha en Nueva York (por el clima)

Artículo escrito por Armando Mendoza de OXFAM, publicado en el diario UNO. Cuatrocientas mil personas marchando en la más grande manifestación que se tenga memoria, paralizando un domingo en Nueva York. Marchando para hacer oír su voz y su protesta a los líderes del mundo frente al estancamiento de las negociaciones sobre el Cambio Climático. Marchando para hacer saber que, si pues, estamos ante un problema común, y que la solución pasa por todos. ¿Quién dice que no hay marcha en Nueva York?

Y ahí estuvieron los peruanos, junto con activistas y ciudadanos de todas partes del mundo, en un microcosmos de humanidad: líderes indígenas y campesinos marchando codo a codo con estudiantes, profesionales, trabajadores y gente de todos los rumbos de la vida, unidos por una común preocupación y demanda: que se alcance un acuerdo global para la efectiva reducción de la emisiones, la debida asignación de responsabilidades, históricas y recientes, la implementación de mecanismos de compensación y financiamiento a los pueblos y comunidades afectados, y que la mitigación, la adaptación y la construcción de resiliencia se asuman como la defensa de los derechos y el bienestar de las personas, y no como otra oportunidad para grandes negocios.

En este contexto, la responsabilidad del  Perú como anfitrión de la COP 20, la Conferencia Global sobre Cambio Climático, a tener lugar en diciembre próximo, son evidentes y exigen coherencia entre el discurso y las acciones, pues el Gobierno no puede pretender liderazgo en la presidencia de la COP 20, mientras al mismo tiempo se ha dedicado a socavar y desmontar las regulaciones ambientales. 

La marcha del Cambio Climático en Nueva York es un hito y una referencia para la COP 20 en Perú, en donde la presencia y la preocupación de los pueblos por el destino del planeta se va a hacer sentir, exigiendo acuerdos concretos y vinculantes. Los gobiernos ya están advertidos, que en este tema ni el planeta ni la gente pueden seguir esperando. 

Ver en: http://diariouno.pe/columna/hay-marcha-en-nueva-york-por-el-clima/

lunes, 22 de septiembre de 2014

Movilización climática de los pueblos en Lima #AccionNoPalabras

La sociedad civil peruana se unió el domingo a la Movilización Climática de los Pueblos (http://peoplesclimate.org/esp/) cuya demanda lleva el nombre “¡Acción, No Palabras!”. La misma busca que se tomen las acciones necesarias para crear un mundo con una economía al servicio de la gente y el planeta y exigir a los líderes mundiales que tomen medidas climáticas firmes.

En Lima, se realizó una movilización hacia la sede del Ministerio del Ambiente también con la consigna “¡Acción, No Palabras!”. Sebastián Milla, del Comité Juvenil de la Cumbre de los Pueblos frente al Cambio Climático comentó que “desde ahora, hasta diciembre, le recordaremos al presidente Ollanta Humala que la ciudadanía demanda abordar el cambio climático que sabemos nos afecta a todos, esperemos que los compromisos que Humala exponga ante la ONU, no quede solo en palabras”.