jueves, 13 de noviembre de 2014

Foro Público ¿Qué pasó a cinco años del TLC con Estados Unidos?. INGRESO LIBRE

Los invitamos


Desigualdad y Cambio Climático: llueve sobre mojado

Artículo escrito por Armando Mendoza de OXFAM, publicado en diario UNO. Tres semanas escasas nos separan del inicio de la COP20; la Conferencia Mundial de las Partes sobre el Cambio Climático; que este año tiene su sede en el Perú. Cualquiera pensaría que en este contexto el Cambio Climático y su problemática estarían ocupando el centro de la agenda nacional; pero más bien, parece ser lo contrario. Al Cambio Climático no se visibiliza en los medios, no se le discute, y el desconocimiento ciudadano se combina con la displicencia gubernamental para hacerle el vacío al tema.

Ello debiera preocuparnos, pues si hay un tema crítico para el país ese es el Cambio Climático y el impacto que está teniendo y tendrá sobre nuestro territorio. Tenemos pendientes  demasiadas cuestiones sobre nuestra vulnerabilidad frente al clima: la sostenibilidad del crecimiento, la seguridad alimentaria, el acceso a agua segura, son entre otros, asuntos que no terminan de ser abordados ni con la urgencia ni con la magnitud debida. En el año de la COP 20 seguimos siendo (aún) un país cuya Estrategia Nacional y Ley de Cambio Climático están todavía en veremos, expresando más allá de lo coyuntural una lejanía y un desinterés que no debieran ser.

Y es que el impacto del Cambio Climático a quien peor va a agarrar será justamente a los más pobres y vulnerables. Los que ya arrastran y soportan enormes desventajas en acceso a servicios, medios de vida precarios, oportunidades recortadas, etc., serán, nuevamente, los que terminaran pagando el pato por la falta de previsión y desidia de las políticas de estado.

Y no son pocos. Acorde al Programa Mundial de Alimentos (http://es.wfp.org/noticias/comunicado/atlas-areas-vulnerables-region-andina), en el Perú más de 800 distritos se consideran como de muy alta o grave vulnerabilidad a los riesgos de desastres y el Cambio Climático. Estos distritos se ubican en su enorme mayoría en las zonas más pobres y aisladas: el trapecio andino, la selva norte, la meseta altiplánica, etc.  

En ausencia de políticas públicas adecuadas, el Cambio Climático surge como un factor que va a extender y agravar las brechas de la desigualdad que existen entre los peruanos que tienen y los que no tienen. No debiera ser así. Pero para ello falta voluntad política. Falta la decisión para quitarse el velo de los ojos, y darse cuenta de que ahí es donde está el real peligro para el crecimiento y la sostenibilidad.    

Ver en: http://diariouno.pe/columna/desigualdad-y-cambio-climatico-llueve-sobre-mojado/


martes, 11 de noviembre de 2014

Transiciones y alternativas al extractivismo. Una mirada desde Lambayeque

Ana Romero Cano, coordinadora ejecutiva de la RedGE durante Foro Público Transiciones y Alternativas al Extractivismo. Una mirada desde la región Lambayeque: "Hay una extracción desmesurada de recursos naturales, que está siendo voraz con el consumo de agua en esa parte del país".
Ver video


lunes, 10 de noviembre de 2014

Cambio climático: ¿Un fracaso más, qué importa?

Artículo escrito por Alejandra Alayza de OXFAM, publicado en el diario La República. Recordando a nuestra querida Lucha Reyes, esta semana hemos tenido la versión climática de su bolero. Un informe más ¿qué importa? Esta semana se presentó el quinto Informe de El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático – IPCC, y a pesar de que nuevamente sus alertas nos ponen los pelos de punta, el debate y reacciones han sido casi nulos. Ni estar a tan solo cuatro semanas de la COP20 en Lima parece escalar el debate.

Imaginen la dimensión de las evidencias que 800 científicos del mundo se han puesto de acuerdo en puntos irrefutables: “La influencia humana en el sistema climático es clara y va en aumento, y sus impactos se observan en todos los continentes. Si no se le pone freno, el cambio climático hará que aumente la probabilidad de impactos graves, generalizados e irreversibles en las personas y los ecosistemas”. Somos los seres humanos los responsables del 95% del cambio climático, los climas extremos se agudizarán (sequías, lluvias, inundaciones, etc.) afectando a todos y la producción de alimentos será dramáticamente impactada. Sí, nadie se salva.

Hay propuesta de medidas concretas para limitar el aumento de la temperatura por encima de 2ºC, transitando a una economía baja en carbono. Los gobiernos se hacen los locos. Nadie quiere cortar el pan en las negociaciones climáticas, y tampoco en las políticas nacionales. El propio Ban Ki Moon ha levantado su voz, diciendo "la ciencia ya ha hablado, no hay ambigüedad, los líderes deben actuar, el tiempo no está de nuestro lado”. ¿Tendremos acción suficiente en las próximas semanas? No parece. Se avanza con pasitos de tortuga cuando la humanidad requiere cuando menos, ritmo de leopardo.

Ver en: http://www.larepublica.pe/columnistas/globalizaciones/cambio-climatico-un-fracaso-mas-que-importa-06-11-2014

jueves, 6 de noviembre de 2014

Ranking para hacer negocios y ranking ambiental

Artículo escrito por José De Echave de CooperAcción, publicado por el diario UNO. La publicación del ranking para hacer negocios, Doing Business, del Banco Mundial muestra que el Perú ha subido al puesto 35 de 189 países evaluados y en América Latina sólo es superado por Colombia. Los indicadores que se evalúan son facilidad de pago de impuestos; agilidad del trámite de  permisos de construcción; licencias de funcionamiento, créditos, cumplimiento de contratos, eficiencia de mecanismos de resolución de insolvencias, entre otros.

El puesto en el ranking del Banco Mundial contradice los argumentos de la campaña empresarial de los últimos años. ¿Cómo se entienden estos resultados que muestran un mejor clima para hacer inversiones con los argumentos de la tramitología de los gremios empresariales? Todo indica que no estamos tan mal como algunos han pretendido hacernos creer. 

Sin embargo, el informe del Banco Mundial debería hacernos pensar en otros rankings. Por ejemplo no está demás preguntarnos cómo estamos en el ranking de desempeño ambiental. El economista Roberto Machado, nos recuerda los resultados del Índice de Desempeño Ambiental de 2014 (EPI, 2014) que publica la Universidad de Yale: “El EPI es un índice bianual que toma valores entre 0 y 100, donde mayores valores indican mejor desempeño ambiental. Está compuesto por subíndices en nueve áreas, tales como impactos en salud, calidad del aire, agua y saneamiento, bosques, biodiversidad, clima y energía, entre otras. A partir del valor del EPI y de los subíndices se construye un ranking mundial del desempeño de los países en materia ambiental”.

Lo cierto es que el Perú se ubicó en el puesto 110 entre 178 países en el último ranking ambiental. En comparación con países con un PBI per cápita similar, el desempeño ambiental del Perú ha empeorado, en cinco de nueve subíndices. Del mismo modo, en comparación con países de América Latina, hemos empeorado en el índice general del EPI, así como en impactos en la calidad del aire, agua y saneamiento, y clima y energía.

En consecuencia, el Perú no se encuentra bien ubicado en materia de desempeño ambiental, incluyendo los riesgos vinculados al cambio climático. Por el contrario, la tendencia es a retroceder con medidas como las aprobadas el pasado mes de julio (ley 30230). Si se trata de rankings, hay que mirar diferentes variables para evaluar de manera integral el desempeño del país y evitar la tentación de desvestir un santo para supuestamente vestir otro.

Ver en: http://diariouno.pe/columna/ranking-para-hacer-negocios-y-ranking-ambiental/

jueves, 30 de octubre de 2014

Cambio climático: por una ley en serio

Artículo escrito por Alejandra Alayza de OXFAM, publicado en el diario La República. La cuenta regresiva para la COP20, tiene a todos al tope. Y aunque la COP constituía una oportunidad para dar pasos en la agenda interna climática, ante el temor y resistencia que ministerios y grupos empresariales expresaron, el Ejecutivo le bajó el dedo a esta idea. Con un MINAM distraído en la organización de tan enorme y magno mega evento, se ha debilitado la capacidad de avanzar más decididamente en soluciones reales al cambio climático, así como hacer frente a la ofensiva por debilitar institucionalidad ambiental que con tanto esfuerzo se había avanzado.

Las demandas concretas existen y la COP20 nos deja desnudos frente al espejo. Hasta hoy, el tema de cambio climático ha sido un débil apéndice en las políticas públicas. Hay quienes quieren que así siga siendo, y hasta ahora, ellos van ganando.

El Congreso de la República ha iniciado el debate para la Ley Marco de Cambio Climático, y esta puede ser una buena noticia. Urge sentar las bases para una política nacional de mitigación y adaptación del cambio climático en serio. Una ley que cuente con una autoridad sólida basada en el MINAM, que esté financiada y que efectivamente tenga capacidad de asegurar la transversalidad de este enfoque en todos los sectores del Estado. Este proceso debe ser participativo y transparente, e incluir las voces de los sectores más vulnerables principalmente los pueblos indígenas.

Pero también puede ser fatal, si se toma a la ligera. No necesitamos una ley más que quede en el papel y nada cambie. Que por llegar a la foto de diciembre de la COP20, el Congreso abandone debates de fondo, no incluya metas específicas, compromisos financieros, y termine aprobando una ley sin dientes. El riesgo es grande. Desde ya debemos exigir una Ley de Cambio Climático en serio.

Ver en: http://www.larepublica.pe/columnistas/globalizaciones/cambio-climatico-por-una-ley-en-serio-30-10-2014

Wikileaks, internet y tpP

Artículo escrito por Alejandra Alayza de OXFAM, publicado en el diario La República. A esta altura las filtraciones del portal WikiLeaks constituyen la más valiosa fuente de información para el seguimiento y comprensión de la poco transparente negociación del Acuerdo Trans-Pacífico (TPP). 

Hace cuatro años nuestro país participa activamente en las negociaciones y casi nada se sabe. La semana pasada, y por segundo año consecutivo, esta plataforma filtró el nuevo texto del capítulo de propiedad intelectual del TPP. Se confirma la persistencia de la ambiciosa propuesta de los EE.UU. en materia de copyright y derechos de autor. La filtración advierte que no hay avances significativos. 
Esta es una mala noticia. Ya que mientras otros capítulos avanzan y la presión del cierre aprieta, ceder derechos para ganar mercados –que ha sido la constante en los TLC– parece irse imponiendo. El derecho a la información y el acceso libre a internet están en riesgo.

Especialistas como Alberto Cerda advierten  que el TPP incluye disposiciones que llevan a una mayor vigilancia a las telecomunicaciones y sus usuarios, con el pretexto de combatir las descargas “ilegales”. En estos términos, el TPP generalizaría la obligación de espiar. Ya que exigiría a los prestadores de Servicio de Internet (ISP) combatir la violación de derechos de autor en línea, sean estas personas naturales o jurídicas, para evitar ser responsables por dichas infracciones. ¿Y esto qué implica? Vigilar activamente a los usuarios para combatir la piratería. Esta responsabilidad también recae en los administradores de una red wifi abierta.

Sí, esa que usted tiene en casa, usa en cafés, universidades, en casa de amigos. ¿Y si usted no es infractor? Igual le ponen el ojo por si las moscas. Privacidad cero, libertad menos.

Ver en: http://www.larepublica.pe/columnistas/globalizaciones/wikileaks-internet-y-tpp-23-10-2014

lunes, 27 de octubre de 2014

La ecología política ya es plural

Artículo escrito por Eduardo Gudynas, de CLAES, publicado en el diario UNO. En estos días tiene lugar el primer congreso latinoamericano de ecología política. Investigadores y militantes han sido convocados a Santiago de Chile, bajo unos temas centrales que bien reflejan la situación de nuestro continente como son las nuevas formas del extractivismo y las políticas públicas.

La ecología política no es un invento reciente. Su origen está en la década de 1960, cuando desde varios campos, como la academia o las prácticas políticas concretas, se plantearon analizar las relaciones entre ambiente y sociedad en clave política. Se avanzó en análisis desde la economía política sobre el acceso desigual de los recursos naturales o los efectos de las jerarquías basadas en el poder sobre el manejo del ambiente. Pero también se buscaba ecologizar las políticas, para que incorporaran adecuadamente los aspectos ambientales.

Ese campo de estudios se amplió desde la década de 1970, y la problemática latinoamericana cobró notoriedad. Es más, dos de los estudios más representativos de aquellos tiempos abordaban la política de quienes intentaban proteger la Amazonia y el papel de los actores responsables de su deforestación, o los efectos de los preconceptos políticos y culturales que afectaban la pérdida de suelos.

En la década de 1980, la ecología política se lanzó a incidir en las discusiones sobre el desarrollo. Las advertencias sobre los límites ecológicos al crecimiento perpetuo eran cuestionadas tanto por derecha como por izquierda, lo que fortaleció a la ecología política como fuente de análisis y argumentación para desmontar aquel mito.

Desde entonces la ecología política se volvió un campo plural, expresando distintas sensibilidades ideológicas, y diferentes opciones concretas en las políticas públicas. Se sumaron aportes que mostraban que nuestras ideas sobre la Naturaleza estaban socialmente construidas o que rescataban la validez de los saberes populares.

Dados esos antecedentes no puede sorprender que este primer congreso latinoamericano tomara como uno de sus temas centrales los nuevos extractivismos. Los emprendimientos en megaminería, la explotación petrolera en la Amazonía, o la expansión de monocultivos expresan nuevos extractivismos que multiplican sus impactos sociales y ambientales. 

La permanencia de ese desarrollo está políticamente amarrada en intereses empresariales, necesidades electorales de los gobiernos, y un exagerado optimismo sobre la tecnología. Esos nudos se pueden desatar gracias a las distintas ecologías políticas, ya que exponen la imposición del poder en el acceso a los beneficios de los recursos naturales o las injusticias ambientales que desembocan en marginaciones sociales como ambientales.

Pero además, las ecologías políticas hacen visibles los impactos que se ocultan, rescatan el conocimiento local, y son propositivas, promoviendo alternativas al desarrollo que aseguren la calidad de vida y la protección de la biodiversidad. 

Ver en: http://diariouno.pe/columna/la-ecologia-politica-ya-es-plural/

jueves, 16 de octubre de 2014

COP 20 y nuestros mayores temores

Artículo escrito por César Gamboa de DAR, publicado en el diario UNO. Que la COP 20 a celebrarse en Lima como el evento de cambio climático más importante del año se convierta en un distractor de las políticas globales y nacionales es una preocupación a la cual debemos estar atentos. No podemos negar que posiciones conservadores del sector privado y “radicales” pueden ver como riesgo a sus intereses y posiciones que se concreten avances en esta agenda climática.

De hecho, el Perú mostrara lo que se ha mencionado como “falsas ilusiones” en el campo de la mitigación climática. Duda esta calificación, aunque pueda percibirse como una desviación a los verdaderos compromisos globales: reduce tus emisiones de gases de efecto invernadero. El Perú ha suscrito un Acuerdo con Noruega y Alemania por $300 millones de dólares para reducir la deforestación en 50% y titulación de tierras, entre otras medidas, en los próximos 5 años. Queda pendiente ver como se implementa y como coherentemente asume la agenda de adaptación, en un país que es sumamente vulnerable, es una inconsistencia de este gobierno de la inclusión no impulsar dicha agenda, cuando los más pobres serán los más afectados.

Mientras que los movimientos sociales han apostado a la “poesía climática”, con una huelga de propuestas –a excepción de organizaciones indígenas-, actores globales y nacionales económicos siguen con la agenda de debilitamiento de las condiciones ambientales y sociales para darle viabilidad a las inversiones. Tan solo leamos fino las declaraciones de la Directora Lagarde del FMI que “cuellos de botella en infraestructura y clima política afectan crecimiento del Perú”, algo así para justificar la Ley del Paquetazo Ambiental. No podemos hacer un divorcio entre los logros climáticos o avances legales y las señales políticas de las elecciones regionales (debilitamiento institucional), la frustrada adecuación de la “minería informal”, etc, el proceso de debilitamiento de la institucionalidad (fiscalización ambiental) y estándares ambientales. Esto aún sigue siendo un debate político abierto entre los sectores del Estado y las empresas.

El mayor temor es que se aproveche la COP como un hito político e histórico para que pasen desapercibidos más amenazas y se pierdan verdaderas oportunidades para reformas profundas en la gestión de los recursos naturales.

Ver en: http://diariouno.pe/columna/cop-20-y-nuestros-mayores-temores/

lunes, 6 de octubre de 2014

Candidatos y Cambio Climático: una evidente ausencia

Artículo escrito por Ana Romero de RedGE, publicado en el diario UNO. Del 1 al 12 de diciembre de este año se llevará a cabo en la ciudad de Lima, Perú la COP20, la vigésima Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático. En este marco, hace algunos días se desarrollaron una serie de actividades en Nueva York, vinculadas a llamar la atención sobre la lucha sobre el cambio climático. Entre las diferentes actividades programadas se llevó a cabo una marcha multitudinaria, donde más de cuatrocientas mil personas de diferentes nacionalidades, entre líderes indígenas, sindicatos, miembros de ONG, estudiantes, trabajadores y trabajadoras, entre otros; marcharon por las calles de Nueva York, paralizando la ciudad, en favor de alcanzar un acuerdo global, justo y vinculante. Es evidente que el llamado es mundial.

Paralelo a estos hechos del panorama internacional; en el Perú, se viene desarrollando una carrera electoral que está en su última etapa y donde los diferentes candidatos a las municipalidades y gobiernos regionales, vienen exponiendo sus propuestas.

Y justamente, por estar en esta última etapa, se desarrolla una serie de debates en las diferentes regiones. Han sido organizados por los medios de comunicación, para todos o un par de candidatos; y recientemente el organizado por el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) para los trece candidatos que se disputan el sillón de Lima Metropolitana. En estos espacios los candidatos han presentado sus diferentes propuestas, enfocadas básicamente en medidas para el transporte, ordenamiento territorial, temas de seguridad, entre otros. Sin embargo, mayoritariamente están ausentes las propuestas en torno al cambio climático, ignorando totalmente los impactos que sufrirá la población.

Preocupa que en un año en el que en Perú se desarrollará la Conferencia de las Partes (COP20) por el Cambio Climático, en el último debate para candidatos a la Municipalidad de Lima, el tema de cambio climático haya sido el gran ausente. Los diferentes candidatos y candidatas deberían implementar en sus planes estrategias para reducir las emisiones de CO2 en la ciudad como la protección de valles y parques y general deberían hacer un compromiso por dar continuidad a los programas que en la actual gestión hayan estado en esa lógica. Aún están a tiempo. ◘

Ver en: http://diariouno.pe/columna/candidatos-y-cambio-climatico-una-evidente-ausencia/

Cuando el foco ahorrador no basta

Artículo escrito por Alejandra Alayza de OXFAM, publicado en el diario La República. Todos debemos participar para enfrentar el cambio climático. Pero la acción de algunos sectores escalaría más las soluciones, si efectivamente estas se dieran. En el discurso en Naciones Unidas, el presidente Humala ha puesto particular énfasis en el rol que el sector privado puede jugar.  En un inspirado –y bastante más popular– discurso, Leonardo di Carpio hizo un llamado a enfrentar el problema desde donde verdaderamente corresponde: No basta cambiar los patrones de consumo de las personas –como el uso de focos ahorradores en las casas–, se requiere que las corporaciones y los gobiernos efectivamente pongan de su parte.

El rol que el sector privado pueda jugar para frenar el cambio climático es fundamental. Acá no bastan soluciones generales, y aunque hay importantes esfuerzos, todavía priman soluciones cosméticas, (acusadas de falsas soluciones) que distraen de las salidas concretas que se requiere. En el contexto global de la megaconcentración del poder de las corporaciones, las salidas para enfrentar el cambio climático se hacen aún más difíciles.

Battiston, Glattfelder y Vitali, tres matemáticos de la Escuela de Zurich, realizaron un riguroso análisis del poder de las estructuras de control corporativo. La conclusión es contundente: El 1% controla el 40% de las transnacionales globales. Se trata de una auténtica clase social internacional y nómada. Que opera en defensa de sus objetivos e intereses comunes.

En el análisis de cerca de 43,000 transnacionales, el sector financiero es uno de los sectores más concentrados, y está estrechamente vínculados a los gigantes del gas y petróleo, así como a la industria automotriz, particulares aportantes a la crisis climática. Sus intereses están alineados, dificultando las verdaderas soluciones. Si el sector financiero global apostara por la inversión en energías renovables y transporte limpio, el escenario sería otro. Pero dados los intereses comunes, sus soluciones serán parciales. Aquí sus ganancias, son nuestras pérdidas.

Ver en: http://www.larepublica.pe/columnistas/globalizaciones/cuando-el-foco-ahorrador-no-basta-02-10-2014

jueves, 25 de septiembre de 2014

Urgencia climática: #ACCIONESNOPALABRAS

Artículo escrito por Alejandra Alayza de OXFAM, publicado en el diario La República. “Necesitamos a todos para cambiarlo todo”, llamaba la convocatoria a la movilización más grande de la historia de la lucha contra el cambio climático. Más de 3.000 eventos en 166 países. Sólo en Nueva York más de 500.000 personas se movilizaron este domingo exigiendo justicia climática y #AccionesNOPalabras a los líderes mundiales en Cumbre Climática de Naciones Unidas. Desde su último encuentro en el 2009 en Copenhague, los desastres naturales relacionados con el clima han costado al mundo casi US$ 500.000 millones, cobrando la vida de más de 112.000 personas y dejando damnificadas a más de 650 millones de personas de acuerdo a un informe de Oxfam [1].

#AccionesNOPalabras ha sido la consigna unánime. Desde el podio, Ban Ki-moon, Ollanta Humala, Francois Hollande, responsables de la COP20 y COP21 respectivamente, han insistido.
Pero lo cierto es que la Cumbre no ha recibido el nivel de compromisos que la crisis climática requiere. Las negociaciones siguen gravemente aletargadas, y de no inyectársele la voluntad política real al proceso, el colapso climático que advierten los científicos estará más cerca.

En este contexto, la responsabilidad asumida por el Perú en el liderazgo de la próxima COP20 no es moco de pavo. Para inyectar adrenalina a un proceso que corre el riesgo de descarrilarse –por el menor entusiasmo y compromiso de los países–, se requiere liderazgo climático fuerte por parte del Perú dando el ejemplo hacia mayores ambiciones. Esta semana en NN.UU. el Perú no afirmó el liderazgo que se requiere globalmente.

El gobierno ha dejado en claro que la lucha contra la deforestación es la prioridad. El reciente acuerdo firmado por el gobierno con Noruega, Alemania y el BID para este fin es una buena noticia. ¿Pero cómo se hace concreto este compromiso (sí, eso que se le pide a otros países para el avance de las negociaciones, y donde debemos dar el ejemplo)? ¿Se ratifica el Perú en la meta de conservación efectiva de 54 millones de hectáreas de bosques primarios? A nivel nacional, ¿el ministerio de Agricultura gestionará los bosques desde la perspectiva de la conservación o como viene sucediendo dejando pasar el cambio de uso de suelo para proyectos de palma aceitera?  

Un liderazgo fuerte debe basarse también en la coherencia del manejo nacional de los principales retos para el cambio climático, como es la expansión del sector hidrocarburos. Sobre este tema, mutis. La cena en honor al Presidente, patrocinada por PlusPetrol y dos empresas mineras, la misma semana de la Cumbre Climática, ha sido una muy mala señal, que más parece una celebración del cuestionado paquetazo.

Ver en: http://www.larepublica.pe/columnistas/globalizaciones/urgencia-climatica-accionesnopalabras-25-09-2014

Hay marcha en Nueva York (por el clima)

Artículo escrito por Armando Mendoza de OXFAM, publicado en el diario UNO. Cuatrocientas mil personas marchando en la más grande manifestación que se tenga memoria, paralizando un domingo en Nueva York. Marchando para hacer oír su voz y su protesta a los líderes del mundo frente al estancamiento de las negociaciones sobre el Cambio Climático. Marchando para hacer saber que, si pues, estamos ante un problema común, y que la solución pasa por todos. ¿Quién dice que no hay marcha en Nueva York?

Y ahí estuvieron los peruanos, junto con activistas y ciudadanos de todas partes del mundo, en un microcosmos de humanidad: líderes indígenas y campesinos marchando codo a codo con estudiantes, profesionales, trabajadores y gente de todos los rumbos de la vida, unidos por una común preocupación y demanda: que se alcance un acuerdo global para la efectiva reducción de la emisiones, la debida asignación de responsabilidades, históricas y recientes, la implementación de mecanismos de compensación y financiamiento a los pueblos y comunidades afectados, y que la mitigación, la adaptación y la construcción de resiliencia se asuman como la defensa de los derechos y el bienestar de las personas, y no como otra oportunidad para grandes negocios.

En este contexto, la responsabilidad del  Perú como anfitrión de la COP 20, la Conferencia Global sobre Cambio Climático, a tener lugar en diciembre próximo, son evidentes y exigen coherencia entre el discurso y las acciones, pues el Gobierno no puede pretender liderazgo en la presidencia de la COP 20, mientras al mismo tiempo se ha dedicado a socavar y desmontar las regulaciones ambientales. 

La marcha del Cambio Climático en Nueva York es un hito y una referencia para la COP 20 en Perú, en donde la presencia y la preocupación de los pueblos por el destino del planeta se va a hacer sentir, exigiendo acuerdos concretos y vinculantes. Los gobiernos ya están advertidos, que en este tema ni el planeta ni la gente pueden seguir esperando. 

Ver en: http://diariouno.pe/columna/hay-marcha-en-nueva-york-por-el-clima/

lunes, 22 de septiembre de 2014

Movilización climática de los pueblos en Lima #AccionNoPalabras

La sociedad civil peruana se unió el domingo a la Movilización Climática de los Pueblos (http://peoplesclimate.org/esp/) cuya demanda lleva el nombre “¡Acción, No Palabras!”. La misma busca que se tomen las acciones necesarias para crear un mundo con una economía al servicio de la gente y el planeta y exigir a los líderes mundiales que tomen medidas climáticas firmes.

En Lima, se realizó una movilización hacia la sede del Ministerio del Ambiente también con la consigna “¡Acción, No Palabras!”. Sebastián Milla, del Comité Juvenil de la Cumbre de los Pueblos frente al Cambio Climático comentó que “desde ahora, hasta diciembre, le recordaremos al presidente Ollanta Humala que la ciudadanía demanda abordar el cambio climático que sabemos nos afecta a todos, esperemos que los compromisos que Humala exponga ante la ONU, no quede solo en palabras”.







Marcha por el Cambio Climático en Nueva York

Decenas de miles de personas se movilizaron hoy por las calles de Nueva York en el marco de la Cumbre Climática de las Naciones Unidas, en lo que ha sido considerada la marcha global más grande de la historia, para demandar acciones urgentes para frenar el cambio climático.

Más de 1,100 organizaciones del mundo, personalidades, líderes políticos, incluyendo el propio Ban Ki Moon, secretario general de Naciones Unidas, representantes de las organizaciones indígenas y campesinas, sindicatos, organizaciones de mujeres, estudiantes, ONG del Perú, así como un importante contingente de peruanos y sus familias que viven en Nueva York, participaron en la marcha.









viernes, 19 de septiembre de 2014

De nuevos paquetes, continuidad y desigualdad

Artículo escrito por Alejandra Alayza de OXFAM, publicado en el diario La República. Tenemos nuevo Ministro de Economía. Pero este cambio, no anuncia cambios. En sus primeras declaraciones a la prensa, el recién designado ministro Segura anunció que un nuevo paquete de medidas para la reactivación de la economía ya se encuentra en el Congreso. ¿Cuál es la orientación de estas nuevas reformas?.

Diversos expertos han advertido que mantener las cifras de crecimiento de los últimos años constituye un reto inmenso, debido a que factores externos abonaban favorablemente en dicha bonanza: se trataba de circunstancias excepcionales y que los tiempos cambiarían. Y los tiempos cambiaron. Existen diversas recetas para esta reactivación. Para este gobierno, las apuestas ya han sido muy altas, y en algunos casos extremadamente costosas, como es el caso de la institucionalidad ambiental y laboral del país. En este ajuste algunos han pagado más que otros, abonando a la desigualdad.

Una de las medidas más cuestionadas en este sentido, –y frente a la cual todavía, ni el MEF ni la SUNAT, han aclarado el panorama–, ha sido la condonación de deudas. Importantes críticas sobre el carácter reactivador de la llamada actualización de deudas (en la práctica condonación parcial). Esta medida se sustentó en la necesidad de depurar la cartera de deuda tributaria, es decir eliminar a los deudores muertos, empresas inexistentes, etc. Pero con el argumento de ordenar la casa, se habría condonado más de una deuda a algunos peces gordos. Se habrían perdonado millonarias deudas a empresas que habrían evitado por diversas vías (incluyendo la judicial) pagar sus deudas. 

¿Este es el tipo de medidas reactivadoras que se van a seguir impulsando? En un contexto global la desigualdad está en el centro de atención, seguir impulsando medidas que generan beneficios o exoneraciones con  nombre propio es muy mal camino.

Ver en: http://www.larepublica.pe/columnistas/globalizaciones/de-nuevos-paquetes-continuidad-y-desigualdad-18-09-2014

jueves, 18 de septiembre de 2014

Las disputas Inversionista-Estado

Artículo escrito por José De Echave de CooperAcción, publicado en el diario UNO. El pasado 28 y 29 de agosto, en la ciudad de Buenos Aires, se realizó un seminario organizado por la Fundación Friedrich Ebert y la revista Nueva Sociedad, que abordó el tema de los mecanismos de protección de las inversiones. El seminario contó con representantes de varios gobiernos de la región, la ex ministra de Justicia de Alemania, Herta Daubler-Gmelin, un funcionario del departamento de Comercio de Sudáfrica, académicos y representantes de la sociedad civil. 

El intercambio permitió identificar cómo se viene debatiendo a nivel global sobre la pertinencia de los controvertidos mecanismos que protegen los derechos de los inversionistas en los acuerdos comerciales. En la actualidad, existen más de 3,000 tratados bilaterales y regionales de inversión a nivel mundial, en los que la formulación de los derechos de los inversionistas es a menudo sumamente vaga, lo que viene siendo aprovechado por empresas para presentar demandas contra decisiones que toman los Estados.   

Hay ejemplos para todos los gustos: la empresa Phillip Morris denunció a Uruguay porque ese país le exigía que en los paquetes de cigarrillos se mencione los efectos nocivos del consumo de tabaco; una empresa energética sueca, Vatettenfall, demandó al Estado alemán una compensación por 1,000 millones de euros debido a que ese país había tomado la decisión de abandonar la energía nuclear; El Salvador fue denunciado por la empresa canadiense Pacific Rim por la moratoria minera. En el caso peruano, las demandas inversionistas-estado ya bordean los 6 mil millones de dólares: una de las más conocidas es la de la impresentable Doe Run/Renco, que exige una indemnización de 800 millones de dólares.

Lo cierto es que en la actualidad hay países -que no pueden ser calificados como enemigos de la inversión y que de hecho reciben importantes flujos de inversiones del extranjero-, que ya no firman este tipo de acuerdos, los rescinden o los renegocian. Es el caso de Sudáfrica, la India, Brasil y Australia. Este último país, ha anunciado que dejará de incluir disposiciones sobre la resolución de diferencias inversor-Estado en sus tratados comerciales.

Mientras que en el Perú se presenta a los TLC y los mecanismos que protegen las inversiones, como el único camino a seguir, una nueva generación de acuerdos apunta a alcanzar una política de inversiones más democrática, ecológica, justa en términos sociales y que sea respetuosa de la soberanía de los países. Ese es el camino a seguir. 

Ver en: http://diariouno.pe/columna/las-disputas-inversionista-estado/

lunes, 15 de septiembre de 2014

Camisea: 10 años después

Artículo escrito por César Gamboa de DAR, publicado en el diario UNO. Tuvimos la oportunidad de participar en la Mesa Redonda: Oportunidades y lecciones aprendidad para el gas natural en el marco 10mo. Aniversario de producción de Camisea, y vale la pena mencionar que es importante el dialogo entre distintos actores, privados y públicos, y más que nada actores de la sociedad civil, no solo privilegiados, sino la población local.

Debemos reconocer que la operación de Camisea es muy singular en Perú. A diferencia de la operación de Pluspetrol en el lote 1 AB, el proyecto Camisea y su operación off shore in land, reduce impactos directos e indirectos en la operación. Esto ha permitido el reconocimiento del proyecto en la industria gasífera y pensar en que se pueden elevar los estándares ambientales y sociales de esas inversiones.

Sin embargo, Camisea también nos recuerda la necesidad de una sociedad civil vigilante, puesto que mucho de los logros se ha producido después de la presión o demanda de la sociedad civil y organizaciones indígenas. Basta recordar el último episodio vivido de ampliación de operaciones en el lote 88 y la abierta discusión del futuro de la Reserva Territorial Kugapakori Nahua Nanti.

Los retos que afronta este proyecto y el sector energético pasan por diseñar un mejor modelo de desarrollo a nivel de cuencas, la revisión del uso del canon, la protección de los pueblos indígenas aislados y en contacto inicial, la mejora de la evaluación ambiental y la vinculación entre fiscalización ambiental y el monitoreo ambiental comunitario, entre otros.  Hay mucho que aclarar puesto que la confusión de la participación ciudadana ambiental con la consulta previa o no afrontar los temas de fondo en la reforma de la evaluación ambiental, necesitan más esfuerzo en un análisis profundo del tema. Sobre todo del sector privado, preocupado por implementar un fast track que facilite la inversión, más que EIA de calidad o una licencia social a largo plazo.

Después de las iniciales tensiones con los participantes, mayoritariamente del sector privado, queda claro que existe un tenue diálogo de sordos en Perú, queremos escuchar lo que queremos escuchar o hablamos entre los convencidos. La tolerancia, la lucha contra la impunidad y no hacer las cosas como sea, en Camisea, es más que una lección aprendida.




viernes, 12 de septiembre de 2014

Taller Intensivo Derechos de la naturaleza. Ética biocéntrica y políticas ambientales

Taller Intensivo
Derechos de la naturaleza. Ética biocéntrica y políticas ambientales
Jueves 11 de setiembre de 2014
17:30 a 21:00 horas

El taller fue dictado por Eduardo Gudynas, investigador en el Centro Latino Americano de Ecología Social (CLAES) en Montevideo; y se analizó las implicancias de reconocer valores propios en la Naturaleza y sus consecuencias en distintas dimensiones de las políticas ambientales. En el taller se brindaron ejemplos concretos de distintos países latinoamericanos. 
 
 
Temario
 
Conceptos de valores propios en la Naturaleza, incluyendo el debate y los ensayos en los países andinos de reconocer esos derechos. 
Construcción de una política ambiental biocéntrica y las implicancias para el desarrollo sostenible. 
Concepciones sobre la Naturaleza y la Pachamama. 
Nuevas ideas sobre ciudadanías expandidas y enraizadas en el ambiente.
Redefinición de las justicias ambiental y ecológica. Una revisión crítica de la conservación como ciencia y como práctica.
 
Docente
 
Eduardio Gudynas cuenta con una maestría en ecología social; investigador asociado en el Dpto de Antropología de la Universidad de California-Davis; y es "profesor visitante distinguido” en la Saint Mary’s University de Canadá.
 

jueves, 11 de septiembre de 2014

Justicia completa para Edwin Chota

Artículo escrito por Alejandra Alayza de OXFAM, publicado en el diario La República. Justicia es la demanda unánime frente al horrible asesinato de cuatro dirigentes asháninkas en manos de taladores ilegales por la defensa de sus bosques y territorios en la comunidad de Saweto en Ucayali. Indignación nacional e internacional. Ayer con celeridad, el propio presidente Humala anunció el inicio de las investigaciones. Encontrar y sancionar a los responsables debe hacerse, y ya. Pero la justicia, frente al caso de Edwin Chota y sus compañeros, requiere otras acciones urgentes por parte del gobierno para que esta situación no se repita.

Nos hemos enterado del asesinato 10 días después. Un año más tarde –y ya luego de su muerte–, hemos vuelto a escuchar la entrevista donde Edwin Chota advertía del riesgo que corría su vida por las amenazas de taladores ilegales, en el enfrentamiento por la protección de sus tierras y bosques. Hace un año, nos advertía que las amenazas se habían agudizado en el contexto de la demarcación de sus territorios (un importante, pero incipiente primer paso para la protección de sus territorios). Demandaban protección y exigían la titulación de sus tierras, para defender los bosques de la tala ilegal. Su muerte llegó antes.

Justicia. Las cuatro viudas y de la Aconamac de Ucayali, piden justicia. Esta justicia exige sanción a los responsables, y protección a otras comunidades que vienen siendo amenazadas. Pero esta justicia también insiste con la lucha que llevó a la muerte a los cuatro líderes asháninkas: reconocimiento, titulación y garantía de las tierras y territorios indígenas. Esta es una agenda que el gobierno evita. Pero esta es la justicia que merecen Edwin Chota y sus compañeros y que el Estado le debe y hace mucho, a los pueblos indígenas. Esta justicia también requiere celeridad. Este es también el anuncio que esperamos de usted, señor presidente Humala.

Ver en: http://www.larepublica.pe/columnistas/globalizaciones/justicia-completa-para-edwin-chota-11-09-2014

lunes, 8 de septiembre de 2014

Derechos de la Naturaleza

Artículo escrito por Eduardo Gudynas, publicado en el diario UNO. Uno de los cambios más sustanciales en políticas ambientales surgió desde América Latina: reconocer a la Naturaleza como un sujeto de derechos. Esa postura fue discutida intensamente en varios países, hasta que se concretó en la nueva constitución de Ecuador de 2008. Allí no sólo se reconoce que la Naturaleza tiene sus propios derechos, sino que se la equipara con las concepciones de la Pachamama, abriendo las puertas a los saberes indígenas. Más recientemente, en Bolivia, se ha aprobado una ley de la Madre Tierra que apunta en el mismo sentido.

Son posiciones que rompen con las posturas predominantes que entienden al ambiente como un conjunto de recursos a ser aprovechados. Bajo la perspectiva hoy predominante,  la Naturaleza es un agregado de objetos, puede tener dueños, ser patentada, vendida y comprada. Tanto se ha diseminado esa postura que parecería que hay que fundamentar la protección de los ecosistemas a partir del daño económico que causaría su destrucción. De esa manera, las especies que son inútiles para la economía actual o las que son feas para el público en general, difícilmente son protegidas. Esta postura no sólo ha sido incapaz de detener el daño ambiental, sino que lo ha permitido al mercantilizar las formas de vida.

Cuando se reconoce a la Naturaleza como sujeto de derechos se rompe con esas posturas. No es un cambio sencillo, ya que choca contra comportamientos y sensibilidades muy arraigados. Estas implicancias se analizarán en Lima, el 11 de setiembre, en un taller intensivo sobre derechos de la Naturaleza que organizan RedGE, CooperAccion, PDTG y otras organizaciones. 

Los derechos de la Naturaleza se basan en respetar a todas las formas de vida. Aceptarlos no significa tener ambientes intocados ni regresar a la edad de piedra. Es, en cambio, un llamado a aprovechar los recursos naturales dentro de las capacidades de regeneración de la Naturaleza. Deberá ser un uso juicioso, abandonando las pretensiones de la opulencia y en cambio asegurando la calidad de vida de las mayorías. Impone, por lo tanto, cambios en los modos de entender el desarrollo.

Somos privilegiados testigos del nacimiento de estas nuevas concepciones de los derechos y estamos llamados a defenderlos. Nuestra sobrevida depende de ello.

Ver: http://diariouno.pe/columna/derechos-de-la-naturaleza/

viernes, 5 de septiembre de 2014

Deforestación, Amazonía y COP 20

Artículo escrito por Alejandra Alayza de OXFAM, publicado por el diario La República. Mientras que el gobierno anuncia los avances en la organización de la COP20 en Lima, y los beneficios que nos traerán los miles de visitantes, las denuncias sobre los procesos de deforestación en la Amazonía se siguen sumando. La prioridad con la que el gobierno ha asumido la organización del “evento” de la COP20 ha copado la agenda y el tiempo de los funcionarios, dejando de lado la tarea prioritaria de hacer de este un momento en la política nacional. Hoy la deforestación en la Amazonía peruana juega un papel muy importante en nuestro aporte al cambio climático debido a la emisión de gases de efecto invernadero. Pero la locura de atender la dimensión de “evento” de la COP está dejando de lado la urgencia de atender la COP como proceso  político, y con ello la urgencia de desarrollar una agenda interna frente al cambio climático en el país.  

A pesar de las graves denuncias, la deforestación en la Amazonía sigue avanzando, la dinámica de compra de tierras, cambio de uso de suelos sigue avanzando. Iquitos y Ucayali son dos de las regiones más impactadas producto del crecimiento irregular de plantaciones, donde la palma aceitera juega un rol central. Enfrentar la deforestación en la Amazonía implica hacer frente al infinito ping pong con el que autoridades, empresas y actores locales buscan evadir responsabilidades. A finales del año pasado, la ONG SPDE advirtió de un rápido y peligroso avance en la deforestación en estas regiones, donde en 6 meses se habrían deforestado más de 13,000 hectáreas de bosque primario. Uno de los casos más sonados es el de la localidad de Tamashiyacu en Loreto, donde a pesar de la acción de amparo interpuesta por el MINAM y la orden de la Fiscalía de detener la deforestación, denuncias locales advierten que según imágenes satelitales la deforestación en la zona sigue incrementándose. Esta es sólo una más de las varias y tristes historias de la deforestación en el Perú, y debiera ser parte de una prioritaria agenda de políticas nacionales para hacer verdaderamente frente al cambio climático en nuestro país.

Ver en: http://www.larepublica.pe/columnistas/globalizaciones/deforestacion-amazonia-y-cop-20-04-09-2014

Calentando (irreversiblemente)

Artículo escrito por Alejandra Alayza de OXFAM, publicado en el diario La República. ¿Que anda raro el clima? Aquí y en todos lados. Que si inviernos calientes, o veranos fríos. Pero la cosa, según los expertos, se nos viene aún peor. Esta semana se filtró el borrador de 127 páginas del nuevo Informe del Panel de Expertos de Cambio Climático (IPCC) –será presentado en noviembre–, donde se afirma, con lenguaje aún más dramático, que el calentamiento global aumenta y es irreversible. Las emisiones de gases de efecto invernadero crecen a nivel global tan rápidamente que no habría forma de detener su impacto.

Y la causa dominante (hagamos el mea culpa) somos –desde mediados del siglo XX– los seres humanos. Los compromisos que hicieron los países para controlar el aumento de la temperatura en el 2009 no se han cumplido. A este ritmo de emisión de gases, la temperatura se elevaría en 2 grados hacia la mitad del siglo, y en 3,6 grados hacia finales.

Los efectos son inminentes y desastrosos, insisten los expertos. Olas devastadoras, lluvias torrenciales, sequías, tormentas y otros episodios extremos (que ya se vienen sintiendo). Episodios climáticos extremos que traen consigo impactos negativos en el crecimiento económico, limitado acceso a alimentos de la población, ampliando la pobreza y los conflictos a nivel mundial. En el Perú este problema se vive con peligrosa y despreocupada lejanía, ¿alguien ha oído alguna mención de estos temas en la campaña electoral en curso?

Esta no es una batalla de las próximas generaciones. Es una batalla que hay que dar hoy. Controlar el impacto que provocamos los seres humanos es una prioridad, para por lo menos retardar estos efectos. La COP20 en Lima es un momento medular, tanto para lograr avances en las negociaciones globales, como para hacer la tarea en la interna. Transitar hacia energías renovables, hacia otras maneras de producción y consumo deben ser parte de un debate de fondo y compromisos en serio hacia una estrategia y una ley frente al cambio climático.

Ver en: http://www.larepublica.pe/columnistas/globalizaciones/calentando-irreversiblemente-28-08-2014

martes, 19 de agosto de 2014

Sin justicia tributaria no la hacemos

Artículo escrito por Armando Mendoza de OXFAM, publicado en el diario UNO. Recientemente se ha planteado por enésima vez la cuestión de la visión que la tecnocracia estatal tiene; si acaso; del Perú; es decir cuál es su visión de país, o para decirlo en cristiano; hacia dónde vamos, o pretendemos ir. Así, el Ministro Castilla ha declarado que el Perú podría (énfasis en el “podría”) al 2021 ser un país “desarrollado” y miembro de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico), la cual reúne a las principales economías mundiales.

El problema, como varios analistas ya han señalado, es que para acceder a la OCDE no basta con el crecimiento económico, sino además tener altos estándares en una variedad de temas: sociales, ambientales, laborales, anticorrupción, etc.; pero pese al discurso oficial, lejos de avanzar hacia ello, más bien se está dando marcha atrás en los estándares ambientales, de consulta previa, condiciones laborales, etc.. 

Similar estancamiento/retroceso existe en lo tributario. Ningún país puede considerarse “desarrollado” sin un sistema impositivo eficiente, equitativo y transparente; y, al respecto, no podemos decir que vamos por buen rumbo, pues ni siquiera somos integrantes del Foro Global Tributario de la OCED, reflejando nuestra pobreza de avances en la transparencia tributaria.

Asimismo, ya la SUNAT admitió un secreto a voces: no se alcanzaran las metas de recaudación planteadas al 2016. No llegaremos al 18% del PBI de presión tributaria; e incluso mantenernos en 15-16% dependerá de que los precios internacionales de los minerales se mantengan estables, así que prender velitas no estaría de más.

La realidad es que el Perú  ha tenido una “década perdida” en lo tributario, pues durante el auge fiscal se desperdició una oportunidad única para construir un sistema impositivo más progresivo que el actual; donde mientras muchos somos sobrecargados, otros se van de alivio gracias a medidas de cuestionable legitimidad.
Un ejemplo es la “actualización” de deuda tributaria incluida en el paquete “reactivador”; la que representa una multimillonaria condonación cuyo origen e impacto hasta el momento no se aclara debidamente; pues las autoridades, tergiversando el significado de la reserva tributaria, se niegan a identificar a los afortunados.

Mientras no contemos con un sistema tributario más justo, careceremos de la base para levantar un mejor Estado, tener mejores políticas públicas, acceso universal a servicios, etc.. Podrán las autoridades prometer que nos convertiremos en un país “desarrollado”, pero seguiremos siendo un país que se quedará en el camino; pues así, no la hacemos.

Ver en: http://diariouno.pe/columna/sin-justicia-tributaria-no-la-hacemos/

jueves, 14 de agosto de 2014

¿El club al que queremos pertenecer?

Artículo escrito por José De Echave de CooperAcción, publicado en el Diario UNO. Hace unas semanas LAMPADIA.COM, publicó un editorial titulado “¿Un grupo al que el Perú debe entrar?”. Se referían a la Organización para la Cooperación Económica y el Desarrollo (OCDE), el club de los 30 países más desarrollados. 

En el artículo se menciona que ingresar a la OCDE nos permitiría afianzar nuestras políticas públicas (¿las actuales?) y también se señala que tanto Chile como México ya lograron ingresar a este club y que Colombia ha avanzado en el proceso.   

Lo que no se dice es que estos países han tenido que cumplir con una serie de exigencias. El proceso establecido para ser parte de la OCDE es sumamente complejo e incluye una serie de requerimientos que los países deben cumplir: la obligación es elevar estándares en materia económica, social, ambiental, entre otros aspectos. 

El caso de Chile es bastante ilustrativo.  En el 2007, este país inició el proceso de incorporación a la OCDE y por ejemplo tuvo que adoptar 52 compromisos en materia ambiental, que iban desde el fortalecimiento y desarrollo de la institucionalidad en la materia, ordenamiento territorial, control de contaminación atmosférica, gestión integral de cuencas hídricas, planes y estrategias de diversidad biológica, asignación de recursos para proteger ecosistemas significativos, etc. En ese período Chile creó los tribunales ambientales, la superintendencia de medio ambiente, la reforma al sistema de evaluación ambiental y aprobó la norma de calidad del aire para material particulado 2,5. 

Es solo  después de implementar estas exigencias, entre otras, que Chile fue admitido en la OCDE el año 2010, convirtiéndose en el primer país latinoamericano en lograr su incorporación. 

Por lo tanto, las lecciones son claras: el requerimiento es elevar estándares y no bajarlos. La historia hay que contarla completa; si se pretende pertenecer a este tipo de institucionalidad global, debemos avanzar y no retroceder. El reciente paquete de medidas económicas y ambientales aprobado va en sentido contrario; nos aleja cada vez más del primer mundo, y nos confina a la tercera o cuarta división en varios indicadores fundamentales.

Ver en: http://diariouno.pe/columna/el-club-al-que-queremos-pertenecer/

martes, 5 de agosto de 2014

Latinoamérica discutirá en Lima educación, ambiente y sustentabilidad

Artículo escrito por Eduardo Gudynas de CLAES, publicado en el diario UNO. En 2014, Lima será un referente mundial en cuestiones ambientales en dos ocasiones. Todos sabemos que en esta capital tendrá lugar una cumbre mundial sobre cambio climático. Pero es menos conocido, aunque es sin duda tanto o más importante, que en esta misma ciudad se celebrará el séptimo Congreso Iberoamericano de Educación Ambiental.

Es un evento que despierta mucha atención en América Latina, ya que será un espacio donde se podrán compartir prácticas y saberes concretos, muy distinto al clima enredado de los gobiernos negociando en el marco de la Convención de Cambio Climático. Además, la educación tiene un papel clave para intentar cualquier cambio sustantivo en nuestras relaciones con el entorno, incluido aquellos involucrados en el cambio climático.

Este nuevo congreso otorga especial atención, entre otros temas, a los abordajes comunitarios e interculturales, y los vínculos de esos campos con las cuestiones del desarrollo. El evento tendrá lugar del 10 al 12 de setiembre, y el comité organizador nacional está liderado por los Ministerios del Ambiente y de Cultura de Perú. Retoma, por suerte, la tradición de estos congresos después de una pausa, tal vez muy larga (el último tuvo lugar en Argentina en 2009).

Al hablarse de educación ambiental no es raro que muchos piensen en una maestra de escuela dando una clase sobre fauna y flora, pecando de un prejuicio condescendiente. En realidad, la educación ambiental latinoamericana está avanzando en múltiples frentes, tanto en los campos formales (por ejemplo en centros educativos), como los no formales (tales como una comunidad campesina o una junta vecinal). 

Justamente, en Lima se otorgará especial atención a la educación ambiental comunitaria e intercultural, avanzando a cuestiones como el diálogo entre saberes, las articulaciones con las políticas públicas, el desarrollo rural o la construcción de ciudadanía.

Estamos, por lo tanto, ante distintas vertientes de la educación, más diversificada y alejada de aquella imagen minimalista. Más que educación ambiental es una educación para el desarrollo sostenible, lo que le permiten abordar urgencias como cambiar los patrones de consumo o los sentidos del desarrollo convencional.  

Ver en: http://diariouno.pe/columna/latinoamerica-discutira-en-lima-educacion-ambiente-y-sustentabilidad/

viernes, 1 de agosto de 2014

Ausencias climáticas

Artículo escrito por Alejandra Alayza de OXFAM, publicado en el diario La República. En un contexto en el que el Perú ha asumido la responsabilidad global de liderar la negociación climática, la ausencia de referencias a este proceso durante el mensaje de 28 de Julio, no ha sido una buena señal. Luego de varias semanas de polémica en torno a la reducción de los estándares ambientales para la promoción de inversiones, el Presidente no sólo evitó temas controversiales –anulando las referencias a los temas ambientales durante su discurso–, sino que obvió mostrar la ruta de nuestro país durante los próximos meses liderando la Presidencia de la COP20.

¿No había nada que el Presidente pudiera decir en 28 de Julio?. A pesar de la debilitada posición con la que el gobierno quedó luego de las reformas de las últimas semanas, y considerando que la permanencia del Ministro Pulgar Vidal en el gobierno tienen en la realización de la COP su prioridad, hay cosas que podrían haberse dicho (y que de hecho esperamos escuchar en los próximos meses).

Por un lado está pendiente mostrar cómo el Perú liderará el proceso convocando a sus pares a asumir compromisos más ambiciosos de cara a la negociación climática de diciembre para lograr avances mínimos. 
De esto, cero balas. Y por otro lado, también quedaron pendientes cuáles son los avances mínimos que en materia de agenda nacional frente al cambio climático el país podría emprender. De esto tampoco, ni un murmullo.

Uno de los temas que el Presidente podría haber mencionado, es el proceso de discusión de la Ley Nacional frente al Cambio Climático que, como ha pasado en otros países –como es el caso de México-, parecería ser un mínimo aspirable en el que coinciden varios sectores, y frente a la cual algunos pasos se vienen dando el Congreso. En este proceso el rol del Ejecutivo será clave, pero el silencio del mensaje de 28 nos advierte del débil compromiso del Gobierno en esta materia. Tener la COP en casa, supone mucho más que organizar la logística para alojar a más de 10,000 visitantes. Implica asumir el proceso con el liderazgo político que el mundo requiere, y que lamentablemente no vimos en el mensaje Presidencial.  

Ver en: http://www.larepublica.pe/columnistas/globalizaciones/ausencias-climaticas-31-07-2014

jueves, 31 de julio de 2014

Silencio Ambiental

Artículo escrito por César Gamboa de DAR, publicado en el diario UNO. Es sintomático que el Presidente de la República en su discurso por Fiestas Patrias no haya hecho mención a la COP 20, ni al tema ambiental como un reto para el Perú, tal como ha sido expuesto de manera negativa por cierto sector del gobierno y del empresariado nacional.

Al inicio de este gobierno se habló de la Gran Transformación, de la Hoja de Ruta y de tantos acuerdos políticos y de la promoción de un orden para el desarrollo, para la inclusión y la inversión. Desde la perspectiva ambiental, temas como el ordenamiento territorial, mejorar la evaluación ambiental, la implementación de la consulta previa –el presidente Ollanta mencionó el caso Maijuna, que por cierto, aun no se ha terminado-, y tantas otras reformas que están truncándose ya en este tercer año.

Recapitulando el balance de lo acontecido, hay debemos señalar que poco a poco se abrió espacio para fortalecer la evaluación y fiscalización ambiental de las inversiones, bajo el sentido la calidad de la gestión ambiental, repercute en la viabilidad y legitimidad de las inversiones. Esta falta de lectura a largo plazo es uno de los temas de fondo que aún no se ha podido tratar. 

Parece que las muestras de avance estarán concentradas con la poca mentada organización de la COP 20 en diciembre próximo. El Ministerio del Ambiente ha avanzado correctamente en viabilizar posibles fondos para la mitigación del impacto climático. Y aunque está en deuda la agenda de adaptación climática, la cual involucra a varios sectores (gestión de desastres, política agrícola, recursos hídricos, gestión de los bosques), es posible brindar confianza y solucionados conflictos socioambientales latentes.

Podemos ser pesimistas por el discurso presidencial, y que la COP 20 será tan solo eso, una vitrina con poco peso político. Sin embargo, en el día a día, vemos que hay esfuerzos por la construcción de una institucionalidad ambiental, con aciertos y errores, que finalmente lleven a cabo un equilibrio entre inversión y medio ambiente. Toca ir caso por caso y mostrar las inconsistencias del modelo en la aplicación de dicha regulación. Si se comprendiera que la certeza para la inversión no pasa por la interferencia política ni el cambio de las reglas, pues aumentar el riesgo ambiental no es una solución a largo plazo.

Ver en: http://diariouno.pe/columna/silencio-ambiental/

jueves, 24 de julio de 2014

¿Y de las Deudas Tributarias, que?

Artículo escrito por Armando Mendoza de OXFAM, publicado en el diario UNO. En estas semanas moviditas, con ministros que van y vienen, “paquetes” reactivadores que llegaron y están por llegar, presidentes regionales desaparecidos y por desaparecer; ente otras yerbas; un temita que está pasando relativamente piola, es esa “actualización de deuda” que es parte de las medidas que se han promulgado para reactivación económica, y que resulta cuestionable en su legitimidad y transparencia.

Así, cabe decir que esta “actualización de deuda” es en realidad una condonación negociada,  donde el fisco dejara de cobrar miles de millones de soles, más allá de como la presenten y edulcoren las autoridades. De igual forma se le presenta como una medida que beneficiara a los pequeños contribuyentes; lo cual podría defenderse como legítimo; pero lo que no se dice es que quienes más ganaran serán los grandes deudores. Unos simples cálculos indican que los 9 mayores deudores que podrían beneficiarse tienen una deuda tributaria acumulada no menor a los S/. 4,500 millones de soles. ¿Quiénes son estos afortunados?. Chi lo sa 

Y es que es cuestionable que no se haya informado sobre quiénes, y por cuanto, se estarían beneficiando con esta reducción de deuda, alegándose una aplicación harto cuestionable de la reserva tributaria, cuando muchas de estas deudas están judicializadas, por lo que no queda claro cómo se les puede considerar como secreto. 

Otra contradicción es que a esta medida se le presenta como parte del “paquetazo reactivador”, pero al mismo tiempo se señala que el grueso de la deuda es “incobrable”, lo que significaría que no va a cambiar significativamente la situación de los deudores; pues ya de entrada no se les estaba cobrando ni se les iba a cobrar su deuda; así que de efecto estímulo para la economía, muy poquito, por no decir nada.
Finalmente, no está claro si resulta legal una medida que incluye también a las deudas contraídas con ESSALUD; cuyos recursos, según la Constitución, son intangibles. Sería bueno precisar si el Estado puede disponer una reducción de deuda que afecta los fondos de ESSALUD, que no son parte de la caja fiscal, pues le pertenecen a los empleadores y a los trabajadores.

Siendo el nuestro un país que sufrió en carne viva la ignominia de los “Decretos Secretos”, resulta inaceptable que temas críticos como las grandes deudas tributarias se manejen con secretismo y falta de transparencia. A la larga, esto redunda en reforzar una cultura de alienación del contribuyente, que percibe que mientras a los ciudadanos comunes y corrientes nos ajustan las clavijas, a los grandes deudores se les da facilidades que no terminan ni de explicarse ni de justificarse. 

Ver en: http://diariouno.pe/columna/y-de-las-deudas-tributarias-que/

Van por más

Artículo escrito por Alejandra Alayza de OXFAM, publicado en el diario La República. Luego de la promulgación del primer paquetazo pro inversión, esta semana el gobierno ha anunciado que el segundo conjunto de reformas sería dado a conocer en el contexto del Mensaje presidencial del 28 de julio. En este contexto, y con el lanzamiento del Plan Nacional de Diversificación Productiva, se profundizarían algunos de los pasos ya iniciados las semanas pasadas. Entre otros componentes, el anunciado Plan plantea la eliminación de lo que denominan “sobrecostos” y regulaciones inadecuadas, en materia de empleo, salud, seguridad y medio ambiente. Tema harto sensible. 

Frente a lo que puede sonar como un razonable argumento para mejorar la eficiencia de las regulaciones, una vez más podrían darnos gato por liebre. La alarma en la opinión pública por la desaceleración del crecimiento de la economía y la angustiada insistencia de voceros de diversos sectores económicos por tomar medidas urgentes, constituyen el contexto perfecto para que cualquier reforma se abra paso, más allá de su pertinencia, legitimidad o necesidad. Todo se vale.

Se dice que el Plan de Diversificación ha identificado 46 obstáculos que serían priorizados: ¿cuáles son? ¿Hacia dónde van los nuevos tiros? Esta no sería la primera vez en que bajo el argumento antojadizo de los “sobrecostos” se metan por la ventana reformas con nombre propio, que en muchos poco tienen que ver con una verdadera reactivación, sino que empujan penosamente hacia atrás una institucionalidad que equilibre negocios, derechos y sostenibilidad.

Ver en: http://www.larepublica.pe/columnistas/globalizaciones/van-por-mas-17-07-2014

Un país “súper” (pero para todos)

Artículo escrito por Alejandra Alayza de OXFAM, publicado en el diario La República. “El Perú es súper y solo Moody’s se da cuenta”, anunció la semana pasada una conocida revista en el contexto de la nueva nota que dicha calificadora daba a nuestro país, coincidiendo con la votación del paquete pro inversión en el Congreso. Triste constatación: estándares ambientales y laborales, son considerados “sobrecostos” y su remoción se premia desde el mundo financiero.

El retroceso en materia ambiental de la semana pasada ha tenido también su expresión en materia laboral. Las reformas se iniciaron hace más de un año y parte de ellas se consolidaron en el Congreso con la modificación de la Ley de Salud y Seguridad en el Trabajo, debilitando procedimientos de inspección laboral, multas y penas a los empleadores que incumplan con la norma.

Entre el 2011 y el 2014, se registran 436 trabajadores muertos por accidentes laborales. Hoy en nuestro país tan solo hay 383 inspectores laborales, es decir 1 para cada 20,000 trabajadores asalariados. En un contexto en el que los accidentes laborales (particularmente en el sector minería y construcción) tristemente son noticia, el ablandamiento de este régimen constituye un grave retroceso. Los sindicatos ya han expresado su preocupación y habrían solicitado al Ministerio de Trabajo que se convoque al Consejo de Asuntos Laborales en el marco del TLC Perú-EEUU, para evaluar esta y otras medidas.  

Todos queremos un país súper. Pero éste debe ser un país súper para todos, y no sólo para los inversionistas y sus calificadoras. La salud ambiental, así como la salud y seguridad de los trabajadores (su fiscalización y cumplimiento) deben ser condiciones básicas para ello.

Ver en: http://www.larepublica.pe/columnistas/globalizaciones/un-pais-super-pero-para-todos-10-07-2014

lunes, 21 de julio de 2014

El convenio firmado entre Perú y Alemania

Artículo escrito por José De Echave de CooperAcción, publicado en el diario UNO. El lunes pasado, precisamente al día siguiente de la victoria alemana en el campeonato mundial de futbol, el presidente Humala se encontraba en ese país cerrando  un convenio para promover el acceso y el abastecimiento de materias primas, que se había negociado casi en secreto.

Pese a que la nota de prensa del gobierno alemán resalta que el convenio servirá para promover una colaboración en la mejora de estándares ambientales en el Perú, una mejor gobernanza  y la transparencia; lo cierto es que el acuerdo apunta básicamente a garantizar el abastecimiento de materias primas para la industria alemana. El Perú es el principal país abastecedor de cobre de Alemania.

La industria alemana sabe que el acceso a las materias primas enfrenta cada vez una mayor competencia, sobre todo de Asia; además Alemania tiene la particularidad de no contar casi con empresas extractivas, sobretodo en el campo de la minería, por lo que su abastecimiento se vuelve cada vez más complejo. Este tipo de convenios responden a esa necesidad: "Perú es el tercer país con el cual Alemania entra en un convenio minero”, ha señalado el ministro alemán de Asuntos Exteriores,  Walter Steinmeier.

¿Cuáles son los aspectos que nos deben preocupar? Aparte de la falta de transparencia en las negociaciones, organizaciones de la sociedad civil alemana han señalado que estos acuerdos forman parte de una estructura que busca asegurar el abastecimiento para los procesos industriales de sus economías, al mismo tiempo que se presiona por una mayor producción de materias primas. Todo esto sin tomar en cuenta lo que viene  ocurriendo en varios países en cuanto a afectación de derechos humanos de importantes sectores de sus poblaciones.

El presidente Humala ha declarado en Alemania que “el Perú tiene potencial minero y Alemania requiere de nuestros productos. Somos economías complementarias”. El convenio afirma esa relación y los roles de ambos países. Como se menciona en un comunicado de la Red Muqui, el Perú deberá cumplir con las exigencias del citado convenio, que es mantener el suministro de minerales y el gobierno alemán cooperará con nuestro país en el ámbito tecnológico y ambiental, no para diversificar la economía, sino para afirmar nuestro rol de productor de materias primas.

Todo esto ocurre en medio de la promulgación del paquete de medidas que afecta seriamente la institucionalidad ambiental en el país y que no permitirá que las normas nacionales regulen adecuadamente las actividades que el convenio prevé impulsar. Preocupante.



viernes, 11 de julio de 2014

Presentación del libro Caminos de Transición / 17 de julio


Flexibilización ambiental

Artículo escrito por Eduardo Gudynas de CLAES, publicado en el diario UNO. En estos últimos días, no son pocos los análisis internacionales que se enfocan en Perú. La aprobación del paquete de medidas económicas, y en particular sus implicancias ambientales, han despertado mucha preocupación.

Un vistazo a lo que ha sucedido en América del Sur muestra similares intentos en todos los países vecinos, sin excepción. Conocidos como medidas de “flexibilización ambiental” (un término análogo a la “flexibilización laboral”), eran defendidas como necesarias para alentar la inversión y acelerar la economía. Eran reducciones en la fiscalización ambiental, ,recortes en las capacidades de ministerios, o el ofrecimiento de distintas exoneraciones. 

Veamos algunos ejemplos.  En Brasil, el gobierno Lula da Silva entre varias medidas, dividió en dos su principal agencia ambiental, y fue cambiando directivos hasta encontrar uno que firmara los permisos ambientales. En Colombia se buscó implantar licencias ambientales “express”. En Bolivia se quieren evitar las consultas y evaluaciones en las exploraciones petroleras. 

¿Cuáles fueron los resultados de estas flexibilizaciones? No hay evidencia que fueran importantes para acelerar proyectos productivos ni en atraer más inversión. En cambio aumentaron, por un lado, los conflictos sociales,  y por el otro, las acciones judiciales contra los emprendimientos.  Eso espantó a más de un gran inversor, generando un efecto contrario al esperado por los gobiernos. El deterioro ambiental se profundizó.

Las recientes medidas del gobierno peruano parecen desconocer las experiencias de sus vecinos. Pero además, por momentos, se cae en bizarras consideraciones. Es el caso de quienes  reclaman alcanzar un “punto medio” entre fundamentalistas de mercado y lo que identifican como un dogmatismo ecologista. 

Sorprende que se perciba como dogmático a quienes aspiran a vivir sin contaminantes que afecten su salud o con agua limpia a su disposición. Parecería que pasa desapercibido que el resultante de las políticas económicas y ambientales de los últimos años, se ha corrido a extremos tan conservadores, que reclamos muy básicos por la calidad de vida sean vistos como un extremismo. Bajo estas condiciones, ese “punto medio” en realidad está recostado sobre más flexibilizaciones ambientales.  

Ver en: http://diariouno.pe/columna/flexibilizacion-ambiental/

Foul al Ambiente

Artículo escrito por César Gamboa de DAR, publicado en el diario UNO. El Poder Ejecutivo ha presentado un paquete de medidas para la reactivación de la economía, el cual ha sido criticado por diversos sectores, partidos políticos y hasta el propio sector empresarial ha mostrado opiniones encontradas. La sociedad civil ha mostrado su posición crítica, más de 100 organizaciones han manifestado su rechazo al debilitamiento de estándares y de la institucionalidad ambiental.

6 temas ambientales son afectados: el ordenamiento territorial no tendría carácter vinculante, reduciendo la potestad de los gobiernos subnacionales para definir el mejor uso del suelo y permitiendo que ningún límite a las inversiones, desde la discrecionalidad de la autoridad nacional; los Estándares de Calidad Ambiental y Límites Máximos Permisibles LMP, así como zonas reservadas serían aprobados con el voto aprobatorio del Consejo de Ministros, un organismo político intervendría en procesos técnicos, siendo lo más discutible que se reduce la competencia del ente rector Ministerio del Ambiente a un ente coordinador, como sucedía antes con el CONAM. Lo más grave son los cambios en la evaluación ambiental y la potestad sancionadora del OEFA, se reducen tiempos y se permite la impunidad ambiental por 3 años, en procedimientos correctivos y un laxo permiso para cumplir con los EIAs y la legislación ambiental, generando mayor riesgo para la salud de las personas y la naturaleza.

Un efecto pernicioso sería que el que cumple la norma, no se le premia o se le da el mensaje que tiene 3 años para cumplir la legislación ambiental. La pregunta es ¿quién queremos que gane con esto? Estas normas tienen nombre propio, inversiones actuales –no futuras- que se beneficiarían con no cumplir la ley. 

No es ir contra la inversión, sino contra la impunidad a las conductas ilícitas, incentivando que todos la cumplamos y no generando excepciones que no aseguren ganancias para todos, sino para unos cuantos. 

Finalmente, no se ha justificado técnicamente esta norma, lo seguro es que hay mucho lobbies detrás de esto, que dejan por lo menos un halo de desconfianza, necesitando un debate más de fondo.

Esta es la prueba que en épocas de vacas flacas, no somos capaces de cumplir con las normas. No hemos ido al mundial, pero estamos cometiendo un foul al medio ambiente.

Ver en: http://diariouno.pe/columna/foul-al-ambiente/

¿Qué hay detrás de las medidas de reactivación propuestas por el Poder Ejecutivo?

Artículo escrito por Ana Leyva de CooperAcción, publicado en el diario La Primera. La justificación económica del paquete de medidas en el proyecto de ley es muy escueta. Señala que la economía mundial presenta "menores precios de materias primas, mayores costos financieros y un menor crecimiento de las economías emergentes". Como Perú exporta materias primas, considera que este contexto lo afectará en el ritmo de su crecimiento económico. Señalando que éste podría ser menor en 2 puntos porcentuales al registrado entre 2003-2011.

Para afrontar este contexto se propone a corto plazo, una política económica por el lado de  la demanda, consistente en un impulso fiscal expansivo; y a mediano plazo, por el lado de la oferta, apuntalar el crecimiento a través de la agilización de la inversión. 

Casi al finalizar esta primera parte, vuelve al diagnóstico y señala de manera muy general, que el bajo crecimiento, "en parte transitorio", del primer trimestre de 2014 se debe la crisis internacional y a "factores estructurales como el aumento de costos para hacer negocios (referidos a permisos)".

Inmediatamente después, sustenta tal afirmación en una encuesta realizada entre el 21 y 24 de abril "a más de 280 empresas clientes de APOYO consultora", en la que "el 50% de los encuestados consideraba que la facilidad para hacer negocios había empeorado respecto de hace cinco años".

Como se puede verificar, los supuestos factores internos de la caída del crecimiento económico no son mencionados, salvo el "aumento de costos para hacer negocios", y sobre éste, la única evidencia que se cita es una encuesta, de la que tampoco se dice mucho. Dos párrafos, de 7 y 3 líneas, sin mayores datos, son la justificación económica de un paquete de reformas sustanciales en la regulación del Estado (tributación, institucionalidad ambiental, saneamiento físico legal, régimen de contrataciones, etc.).

Nos preguntamos: ¿cómo, una argumentación tan superficial y poco técnica, puede haber convencido a la Comisión de Economía del Congreso de la República a darle su respaldo? Nos resistimos a pensar que los asesores del Congreso en esta materia, no hayan advertido tales problemas en la fundamentación de las medidas ¿Qué ocurrió? Todo parece indicar que el lobby político de las empresas beneficiadas con las medidas, habría sido la razón de ese respaldo. Esta situación, nos deja a los ciudadanos, la sensación de una desprotección muy grande frente a grupos con poder económico. ¿Y ahora, quién nos podrá defender?

Ver en: http://laprimeraperu.pe/columna/que-hay-detras-de-las-medidas-de-reactivacion-propuestas-por-el-poder-ejecutivo/